Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 293 Diciembre de 2023

Miguel Sala, director general y Víctor Sala, director financiero de Ibercondor

Manuel de los Santos

Ibercondor es una de las empresas de transporte internacional más importantes de España con servicios de transporte aéreo, terrestre, marítimo, logística aduanera y consultoría para todo tipo de mercancía y destinos. Cuenta con una plantilla de más de 100 profesionales altamente cualificados y con una experiencia de más de 40 años en el sector con el compromiso de transportar todo tipo de mercancías desde cualquier lugar del mundo. La segunda generación de la familia Sala ha tomado las riendas de la firma y ahora Miquel Sala es el director general de Ibercondor, mientras que Víctor Sala es el director financiero.

Tomaron el relevo de Ibercondor justamente durante la pandemia. ¿Cómo fue la transición?
MS: Realizamos un cambio de paradigma en todos los sentidos, en cómo percibir el negocio y, sobre todo, el trato hacia las personas. En ese momento hicimos una transición y cogimos las riendas de una forma complicada, pero es precisamente en los momentos difíciles en los que generas proyectos a largo plazo. Cuando todo son facilidades queda poco fundamento y, además, nos apasionan los retos.

Primero la pandemia, luego la guerra de Ucrania que aún sigue activa… ¿De qué manera afecta esto a una empresa de transportes que tiene que llegar a tiempo para la entrega?
MS: En primer lugar, hay distintas tipologías de servicios que el cliente puede seleccionar en base a sus necesidades o a sus prioridades. Lógicamente, hay alternativas que son más fiables y rápidas que otras, pero no siempre el tiempo de tránsito es la variable más importante para los clientes. A nosotros nos gusta poner soluciones sobre la mesa para que el cliente tenga una visión completa que incluya sus ventajas y sus riesgos. Al final la decisión es siempre suya y si éste no está contento seguimos buscando alternativas que se adapten a sus necesidades. Este es el secreto de Ibercondor.

En segundo lugar, es importante que entendamos que la globalización de las ventas y la deslocalización de la estructura productiva de los últimos tiempos ha incrementado la complejidad de la logística de la cadena de suministro puesto que no es lo mismo fabricar en tu país que hacerlo a 3.000, 5.000 o 10.000 km de distancia y ahí nace la importancia de tener un buen agente transitario acompañando a las pequeñas, medianas y grandes empresas de este gran país.

Cómo tercer y último punto, me gustaría confirmar, como bien dice, que la pandemia y la guerra de Ucrania han sido factores determinantes en los últimos años que han complicado mucho la logística de la cadena de suministro, pero no han sido las únicas. El cambio climático, por ejemplo, está provocando tifones en la zona de Asia y el descenso del nivel de agua en los ríos, que está provocando retrasos y congestión en el Canal de Panamá. Los cambios repentinos de la demanda de consumo provocan cuellos de botella en puertos, terminales y navieras que conllevan retrasos por congestión y saturación de servicios. La gran concentración y la integración vertical por la que están apostando las grandes empresas de transporte también ponen en riesgo no sólo el coste del transporte, sino también la posibilidad de ofrecer al cliente más y mejores alternativas de servicio.
Por lo tanto, no sólo nos preocupan los tiempos de tránsito, la fiabilidad del servicio y la constante comunicación con el cliente son también muy importantes para nosotros y es por ello por lo que seguimos aquí después de 40 años. Para nosotros, cuanto más complejo es el servicio que nos demandan, más realizados nos sentimos y esto es así, básicamente, porque adoramos lo que hacemos.

VS: El paradigma ha cambiado completamente desde la pandemia. Y esto lo único que ha hecho es que los ciclos económicos vayan mucho más deprisa que antes. En cinco años hemos visto cómo la economía ha subido y ha bajado; desde una inflación impresionante a ver cómo las bolsas se desplomaron y subieron como nunca habían subido. Y esto te da a entender que todo está cambiando más rápido de lo que la mente humana lo puede asimilar. Y la única forma que tenemos es ser conscientes y tratar el mercado y las personas con empatía y el comprender lo que está viviendo en cada momento. Y, sobre todo, humildad.