Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 298 Mayo de 2024

José Portilla González de Amézaga, director general de SERNAUTO

Carmen Peñalver

SERNAUTO representa a la industria de componentes ante organismos nacionales e internacionales, públicos y privados, poniendo en valor la contribución del sector a la economía española y su posición en la industria de automoción. Es consciente de la importancia del comercio exterior para los fabricantes y componentes de automoción españoles y ayuda a las empresas en sus esfuerzos para entrar en nuevos mercados internacionales.

La industria automotriz es un sector clave en la economía española. ¿Cuáles son las grandes cifras del sector? ¿Cuál es la importancia que tiene especialmente la industria de componentes en el desarrollo del país?
El sector de automoción representa, en conjunto, el 10% del PIB y emplea a 2 millones de personas. Concretamente, la industria de proveedores de automoción, que es la que representamos en SERNAUTO, contribuye muy positivamente tanto a la economía como a la sociedad. Se trata de un sector compuesto por más de un millar de empresas repartidas por todo el país, que factura más de 37.660 millones de euros, invierte en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) el triple que la media industrial y da empleo a un total de 329.950 personas (directa e indirectamente).

¿Cuáles diría que son los principales desafíos a los que se enfrenta actualmente la industria de proveedores de automoción en España?
Hay dos desafíos fundamentalmente: la digitalización y la descarbonización. En estos momentos, nuestra industria se encuentra inmersa en un proceso de transformación tecnológica e industrial sin precedentes para fabricar sistemas y componentes de los vehículos electrificados, conectados y automatizados de una forma competitiva y seguir manteniéndose a la vanguardia tecnológica. Además, están abordando el rediseño de sus procesos productivos para poder ser cada vez más eficientes.

La movilidad sostenible es una tendencia creciente en todo el mundo. ¿Cómo está adaptándose el sector en España a esta transición hacia vehículos más limpios y eficientes?
Si los vehículos son cada vez más limpios y eficientes es gracias a que hay empresas de fabricación de sistemas y componentes que suministran dichas piezas a los fabricantes de vehículos. Hay un dato que se desconoce, pero los proveedores de automoción aportan el 75% del valor final del vehículo, de ahí la importante aportación que realizan a que la movilidad sea cada vez más sostenible.

La digitalización y la automatización están transformando la fabricación de componentes para automóviles. ¿Cuál es el papel de la innovación tecnológica en el sector de proveedores de automoción en España?
La innovación es una de las palancas fundamentales de este sector. De hecho, el sector de proveedores invirtió en 2022 más de 1.230 millones de euros en I+D+I, lo que supone un 3,3% de la facturación total y el triple que la media industrial. La inversión en I+D+i se ha afianzado desde hace años como una partida imprescindible para que las empresas afronten con garantías la transformación tecnológica y digital en la que están inmersas. Concretamente, en los últimos cinco años, el sector ha invertido un total de 6.500 millones de euros en I+D+i.

El suministro de materias primas es esencial en un sector como éste. ¿Cómo ha afectado la volatilidad de los precios a la industria y cuáles son las estrategias para gestionar este desafío?
Todo lo que tiene que ver con materias primas afecta mucho a nuestras empresas, pues son la base para la fabricación de los productos. Nuestros asociados han sufrido estos sobrecostes de las materias primas y de la energía, con dificultad para trasladar los mismos a los clientes, si bien en el último trimestre se han ido estabilizando.
Tenemos que poner el foco en fortalecer toda la cadena de valor en España, a través de la palanca de la soberanía estratégica y productiva que debemos impulsar al objeto de asegurar y fortalecer dicha cadena de valor. Esto es complicado de llevar a cabo con algunos componentes, pues requiere inversiones muy altas, pero es cierto que componentes como las celdas de las baterías, las propias baterías o los semiconductores, son componentes que sería muy conveniente que se fabricaran en España.

La movilidad eléctrica es imparable en Europa y en el resto del mundo. ¿Cuáles cree que son los desafíos que presenta esta transición hacia vehículos eléctricos para los proveedores de automoción españoles?
A nosotros nos gusta hablar mejor de vehículos electrificados (que incluye a los híbridos y a los eléctricos puros). La carrera hacia la electrificación, acelerada desde hace unos años por mandato regulatorio, está suponiendo un gran reto para los proveedores de automoción españoles, pues buena parte de ellos son fabricantes de componentes para vehículos de combustión. En este sentido, están teniendo que rediseñar estrategias, buscar nichos de mercado e implementar líneas de producción para nuevos productos. Es por esta razón por lo que solicitamos que la transición sea progresiva, ordenada y justa para no dejar a nadie atrás.