Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 299 Junio de 2024

Enrique Serrano Montes, CEO de Tinamica

Arturo Díaz

Tinamica es una empresa que se destaca por su profundo conocimiento y experiencia en Smart Data e Inteligencia Artificial. Smart Data tiene que ver con datos útiles, datos que han sufrido un proceso de transformación en cuanto a completitud, lineza, integridad referencial, exactitud, caracterización, consistencia y aplicación de reglas de calidad y de negocio para que puedan ser interrelacionados de forma coherente para extraer alto valor de los mismos. “Se habla mucho de ‘big data’, pero en realidad lo que nos importa es el dato con calidad y densidad, aunque sea ‘small’. Es mucho más interesante ‘small data’ si tiene estas características, que no analizar todos los datos que gestiona un sensor. A partir de ahí entra en juego la analítica avanzada y la Inteligencia Artificial para extraer todo el valor siempre y cuando tengamos el conocimiento funcional adecuado para saber preguntar o buscar” explica Enrique Serrano Montes, CEO de la compañía.

¿Considera que la Inteligencia Artificial podría dejarlo sin trabajo y sustituir completamente las funciones que realiza como CEO en algún momento?
La función de un CEO es compleja y, además, asume la responsabilidad total o global, cuestión que nunca jamás abordará un algoritmo. Un buen CEO debe tener tanto capacidad para volar bajo y embarrarse, como para tomar altura y decidir mirando los astros y el horizonte. En ocasiones hay que dejar que las cosas ocurran y esperar al último minuto antes de tirar del freno de mano y parar máquinas. Siempre hay que ir por delante de cualquier sistema, informe o consultor estratégico, porque nadie como tu conoce tan bien a tu equipo, negocio y clientes.

¿En casa del herrero cuchillo de palo? ¿Cómo aprovecha Tinamica el conocimiento en Smart Data e Inteligencia Artificial para potenciar su posición en el mercado?
Lo aprovechamos bastante bien, lo cual no quiere decir que tengamos puntos de mejora, o, dicho de otra forma, mejoras no suficientemente aprovechadas. Desde el punto de vista de análisis de mercado sí está bastante automatizada la entrada de información sobre oportunidades comerciales, no sólo en España, sino en aquellos mercados en los que ponemos foco como Norte y Latino América, Europa y Oriente Medio. En el plano de la gestión de proyectos y actividad de producción honestamente creo que está muy conseguido, porque nuestros sistemas llevan un control al milímetro que hace que los proyectos acaben en tiempo, cumpliendo con el alcance y en presupuesto y márgenes estimados. Cualquier riesgo es detectado a tiempo y solventado. La maquinaria hace que seamos capaces de lanzar productos mínimos viables complejos en sólo 8 semanas. Eso también te lo da la experiencia de llevar 12 años en el ámbito de la IA cuando muchos acaban de entrar ahora. En este sentido, batimos de lejos en agilidad y competitividad a cualquier gran empresa. Es por ello, que nunca hemos buscado una integración.

¿De qué manera la Inteligencia Artificial actúa como un acelerador para el crecimiento y desarrollo de las empresas? ¿Pueden llegarse a perder puestos de trabajo como se habla actualmente?
Lo primero que recomiendo siempre es empezar por predicción. En la medida en la que eres capaz de predecir lo que vas a vender duplicando tu alcance de visión actual, triplicas tu capacidad de comprar a mejor precio, reduces costes de estocaje, eliminas perdida desconocida, evolucionas tu contratación de personal… El impacto es claro. Por otro lado, puedes elegir un proceso dentro de tu organización y tratar de automatizarlo en todo lo posible acelerando el mismo. Simplemente con que un pedido se resuelva antes, podemos anticipar factura y cobros, puedes solucionar un problema de tesorería o, por el contrario, una menor dependencia de financiación bancaria. En la relación con clientes, es una maravilla que la atención pueda ser inmediata, incluso 24x7 y con la posibilidad de resolución de cualquier tipo de problema con todas las fuentes de datos al alcance y, además, adaptando el lenguaje a cada tipología y personalidad del cliente. Las mejoras de competitividad son brutales.

En cuanto a puestos de trabajo, hablaría más de transformación que de pérdida. Con una suficiente planificación estratégica y visión en este ámbito, las compañías deberían ser capaces de prever estos cambios y preparar a las personas para los mismos. Si pensamos que el 80% de los procesos en las compañías son automatizables, eso implica una mayor velocidad y, por tanto, que va a haber otro tipo de actividades que se van a generar donde se va a necesitar ayuda. Hoy en día es misión imposible encontrar un buen arquitecto de datos, data engineer o data science experto en deep learning.