Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 223 Julio-Agosto de 2017

José María Barreda, presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha

Pilar Ferrer

Su linaje castellano-manchego le viene desde la cuna. Su tatarabuelo materno fue regidor de Villanueva de los Infantes en el siglo XIX. Hijo del poeta, periodista y político Luis Barreda, el actual presidente de Castilla La-Mancha, nacido en Ciudad Real, es todo un intelectual que se doctoró en Geografía e Historia, se licenció en Filosofía y Letras, y conoció muy de cerca el mundo universitario. La cultura siempre ha acompañado su vida, pues su esposa, Clementina Díez de Baldeón, es presidenta de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados. Forjado en esta “Tierra de Quijotes”, José María Barreda es un hombre entregado por completo a esta Comunidad, que bajo los ocho años de su mandato ha alcanzado un avance espectacular. En economía, sanidad, infraestructuras, investigación y turismo, Castilla La-Mancha es hoy una Autonomía puntera. Ahora, afronta unas duras elecciones con ese compromiso de progreso y bienestar. Su objetivo es la igualdad de todos los ciudadanos, una sociedad castellano-manchega con calidad de vida, consenso y unidad.


¿Qué balance puede hacernos de estos años en los que ha presidido el Gobierno de Castilla-La Mancha?El avance que ha registrado Castilla-La Mancha en los últimos años desde que los castellano-manchegos nos gobernamos a nosotros mismos, ha sido espectacular. La calidad de vida que tenemos no es casualidad. La autonomía ha sido para nosotros un acelerador histórico que hemos sabido aprovechar muy bien demostrando que sabemos gestionar nuestros propios recursos, que no sólo tenemos proyectos, sino que, además, sabemos llevarlos a cabo. Hemos conquistado derechos, mejorado nuestras comunicaciones, y aumentado nuestra calidad de vida de forma que no sólo nos hemos equiparado al resto, en muy poco tiempo porque partíamos de más atrás, sino que, en muchos casos, hemos sabido hacer las cosas mejor que los demás. Así nos lo recuerdan muchos expertos externos cuando nos hablan del sistema sanitario que hemos consolidado y que está entre los mejores de Europa. Se nos ha reconocido por haber implantado mejor que nadie la Ley de la Dependencia y nuestras aulas aseguran a niños y jóvenes una educación pública envidiable. Somos una Comunidad Autónoma con una Universidad magnífica y, además, hemos avanzado en investigación, en tecnología y en formación en gran medida gracias a un sistema público educativo que no deja que se pierda la inteligencia que hace no muchos años se perdía por falta de medios. Hemos sabido además aprovechar nuestra posición geográfica y ahora somos la Comunidad Autónoma mejor comunicada por Alta Velocidad y por vías rápidas. En definitiva, los castellano-manchegos comprendimos que había que elegir la senda del progreso y del desarrollo, y así lo estamos haciendo.

¿Por qué vuelve a presentarse como candidato en las próximas elecciones autonómicas del 22 de mayo?En democracia y en libertad se vence cuando se convence, y de lo que se trata ahora es de convencer a los ciudadanos de que no es lo mismo que gobierne una opción política u otra. Es muy distinto, y que nadie se engañe, porque todo lo que hemos conseguido hasta ahora, como por ejemplo y lo he dicho antes, uno de los mejores sistemas públicos sanitarios de toda Europa, podría retroceder y mucho si no se encuentra entre las prioridades políticas del gobierno de turno. Y lo mismo ocurre con la educación y las prestaciones sociales, hay que trabajar para que todos y cada uno de los castellano-manchegos, independientemente de sus circunstancias, tengan la seguridad de que van a ser atendidos a lo largo de toda su vida. Es lo que me preocupa y por lo que trabajo, un esfuerzo por el que merece la pena comprometerse, y es lo que quiero seguir haciendo.


¿Cuáles son los objetivos prioritarios que componen su programa y qué expondrá a los votantes?Tengo un compromiso con esta tierra, y todas mis decisiones políticas se fundamentan en una premisa, la igualdad. El objetivo de mi Gobierno es y será conseguir que en Castilla-La Mancha la vida trate con dignidad a todos los seres humanos, porque deben ser las personas el centro de todas nuestras políticas. Lo que hacemos los gobiernos es administrar esperanzas, necesidades, anhelos, porque son seres humanos los que están detrás de todas nuestras decisiones, de ahí que apueste por la cercanía, la proximidad, pues no entiendo otra manera de gobernar porque es la única forma de conocer realmente los problemas y las necesidades de la gente. Lo que los ciudadanos quieren es que se solucionen sus problemas y tener cada vez una mayor calidad de vida, y eso se consigue dedicando a Castilla-La Mancha el cien por cien de tu tiempo. Yo vivo por y para Castilla-La Mancha, conviviendo en pueblos y ciudades con los castellano-manchegos que, por otra parte, no quieren que perdamos el tiempo en constantes disputas y enfrentamientos. La sociedad necesita consenso, acuerdo y unidad, porque sólo así será posible avanzar y solucionar las dificultades que se vayan planteando. En esta tarea, a mí, como presidente de Castilla-La Mancha, me van a encontrar.


[Sigue en la versión impresa]