Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 220 Abril de 2017

Guillermo Muñoz Fernández, director general y socio fundador de Crio-Cord

Lucas Lanuza

Tener almacenadas durante 20 años las células madre extraídas del cordón umbilical de un recién nacido se puede conseguir por menos de 1.700 euros y con ello podemos salvar la vida o curar la enfermedad de una persona de nuestra familia. De la extracción y conservación de esas células, las más útiles según diversos estudios, se encarga Crio-Cord. Fundada en 2004, la empresa que dirige Guillermo Muñoz, es líder en nuestro país en conservación de Células Madre del Cordón Umbilical, una terapia novedosa que permite el tratamiento de enfermedades como la leucemia, los linfomas y otras enfermedades de la sangre. Todo con la ventaja de ser poco invasiva, nada agresiva con madre e hijo y que no provoca debates éticos. Una pequeña inversión para salvar un gran futuro

¿Qué son las células madre, por qué son tan interesantes desde un punto de vista médico científico y por qué debemos guardar las del cordón umbilical?

Son aquellas células que se convierten y regeneran cualquier otro tipo de célula del cuerpo humano; son capaces de regenerar cualquier otro tejido. La ventaja que tienen las células de cordón umbilical es que son las más jóvenes del cuerpo humano y las que tienen la mayor capacidad, demostrada científicamente, de multiplicación y conversión en otros tejidos. Como opción terapéutica creemos que es la que mayor potencial tiene. Hasta ahora se utilizaban las de la médula ósea, pero desde hace unos años son las de la sangre del cordón umbilical, porque se multiplican mejor.

Además, la extracción de este tipo de células no supone ningún riesgo para la madre ni para el niño y tiene un bajo riesgo de contaminación viral y de enfermedades infecciosas.