Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 220 Abril de 2017

Meinrad Spenger, consejero delegado de MASMÓVIL

Lucas Lanuza

España es el país donde las operadoras de telefonía móvil tradicional acumulan el mayor número de quejas de los usuarios. Por ese motivo, Meinrad Spenger vio una oportunidad de negocio en nuestro país con una idea muy simple: un operador móvil en el que la satisfacción del cliente y la máxima calidad del producto fueran el principal objetivo. Desde hace cuatro años, MASMÓVIL ya está en nuestro mercado ofreciendo telefonía e internet móvil. Cuenta con 120.000 clientes que, con el boca oreja, recomiendan este operador móvil virtual al que no le cuesta reconocer sus errores y en el que el cliente siempre es lo primero.

¿Qué es MASMÓVIL y cuándo se crea?
Es el único operador independiente de telefonía e internet móvil en España. Nos dedicamos al cien por cien a este servicio, no somos parte de ninguna multinacional, ni de ningún supermercado o agencia de viaje. Sólo nos debemos a nuestros clientes. Ofrecemos “la telefonía del sentido común” a consumidores finales (personas y pymes) que implica un ahorro significativo en la factura y un excelente servicio. Como dice su nombre damos más por menos.

¿Las OMV ofrecen la misma cobertura que las grandes operadoras?
Nuestros clientes usan la red de Orange y por lo tanto reciben la misma calidad que los clientes de este operador, sin diferencia alguna (99% de cobertura en España en llamadas, mensajes y GPRS; 80% en datos 3G). Fuera de España ofrecemos el mismo servicio que los mayores operadores del mundo. De hecho, por la calidad de nuestro servicio, hay clientes que nos comentan que tienen mejor cobertura que con su antiguo operador.

Las operadoras móviles virtuales se caracterizan por ofrecer unas tarifas muy económicas ¿Cómo lo hacen?
Primamos en todo lo que hacemos el poder ofrecer las mejores tarifas a nuestros clientes. En consecuencia no patrocinamos grandes eventos, sino a nuestros clientes con los mayores ahorros. Evitamos todo coste superfluo que no aporte valor directo al cliente como oficinas gigantescas o salarios elevados. Además, disponemos de las más modernas tecnologías que permiten la automatización de procesos y lo que conlleva una alta calidad y eficiencia en nuestras actividades, algo que, otra vez, beneficia a nuestros clientes.