Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 224 Septiembre de 2017

Adolfo Pérez Pascuas, director comercial de Viña Pedrosa

José Luis Guerrero

Adolfo Pérez Pascuas (Pedrosa de Duero, 1945) es el menor de los tres hermanos que con sus apellidos han dado nombre a una de las bodegas más prestigiadas de la Ribera del Duero, gracias al excelente vino que producen, el Viña Pedrosa. La “Guía Gourmets 2012. Los mejores vinos de España” valora el crianza de Viña Pedrosa como el mejor crianza de España y puntúa al Gran Reserva 2005 al igual que otro gran vino español, el Vega Sicilia Único. Goza de la simpatía natural de toda la familia Pérez Pascuas, gente sonriente y cordial con el visitante, trabajadora incansable y amable hasta ruborizar al invitado. Adolfo empezó trabajando la viña, pero como “la necesidad obliga” ha viajado por medio mundo con el catálogo de Viña Pedrosa, para vender unos vinos ahora afamados, pero en su momento no demandados. De ahí el mérito de haberlos colocado en los expositores de cuarenta países. La historia del vino de la Ribera del Duero no se escribiría ahora en términos de éxito, si no fuera por personas como Adolfo y sus hermanos Benjamín y Manolo, que han sabido descubrir la fuerza del vino para triunfar en la vida, creando riqueza, puestos de trabajo y calidad de vida para su entorno.

La “Guía Gourmets 2012. Los mejores vinos de España” valora el crianza de Viña Pedrosa como el mejor crianza de España (9 puntos sobre 10) y puntúa al Gran Reserva 2005 al igual que otro gran vino español (9,5 puntos sobre 10), el Vega Sicilia Único. ¿Están ustedes tocando techo o tienen todavía margen de mejora?
Sin lugar a dudas, se trata de puntuaciones sobresalientes y estamos muy satisfechos por ello. Se trata de dos grandes vinos que rozan la perfección y son capaces de cautivar a los paladares más exigentes. Este tipo de reconocimiento es siempre recompensa a un trabajo muy duro y riguroso. Saber que la prensa especializada considera a ambos vinos como dos de los mejores tintos de nuestro país, nos ayuda a seguir trabajando con la misma ilusión que el primer día, buscando la mejora continua en la elaboración de nuestros vinos. Somos inconformistas por naturaleza y el afán de superación está presente en nuestro trabajo diario. Nosotros somos el cliente más exigente y crítico de Viña Pedrosa. Todo ello explica que los proyectos de investigación desarrollados en materia vinícola y maduración en madera, entre otros muchos, no cesan en nuestra actividad empresarial. Dedicamos muchos recursos humanos y económicos a proyectos de I+D+i. Nos consideramos una bodega de vanguardia que siempre estamos investigando. Es tremendamente positivo.