Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 227 Diciembre de 2017

Josep Maria Lloreda Piña, presidente de KH Lloreda

Diego Roves

Algunas crisis abren las puertas a nuevas oportunidades. Es el caso de lo ocurrido con KH Lloreda, que surgió en los años 90 como una transformación de una empresa de recubrimientos cuyos principales habían caído en los primeros años de esa década. De fabricar recubrimientos pasaron a comercializar uno de los productos limpiadores con mayor calidad del mercado, el conocido KH7. Su continua apuesta por la innovación durante su trayectoria llevó a esta empresa a inaugurar en 2010 su Nueva Planta Logística íntegramente robotizada, a través de la que el almacenaje y entrega de pedidos son gestionados por la compañía, según explica su presidente, José María Lloreda Piña. Esto ha jugado a favor de su calidad de servicio, ya que KH Lloreda está valorada como una de las diez primeras empresas españolas en distribución.

¿Por qué KH7 es el mejor producto del mercado contra la grasa y más conocido que la propia empresa que lo desarrolló y lo comercializó?
Nosotros siempre hemos potenciado la marca y no la empresa, que es quien está detrás. La marca va por delante. Por tanto, todo el apoyo comercial y de marketing siempre ha ido sobre el producto, que es de muy buena calidad, y creemos que uno refuerza al otro.

¿Qué productos fabrica y comercializa la empresa en estos momentos y a qué mercado van destinados?
Nuestro gran mercado, el 95% de nuestras ventas, va directamente a familias y hogares. El 5% restante va dirigido a gran consumo a través de la pequeña distribución de bares, restaurantes y supermercados. Aparte del KH7 tenemos la gama de KH-7 ZAS, que es limpieza rápida, eficaz y ecológica. El año pasado realizamos su relanzamiento y ha ido muy bien. Y dentro de la gama KH7 lanzamos el Nuevo KH7 Vitro Espuma, que es un limpiador de vitrocerámicas con fórmula espumosa que aporta gran comodidad. Solemos romper conceptos de limpieza y eso funciona. Es lento, porque cambiar hábitos de limpieza lo requiere, pero finalmente el producto funciona, porque es de buena calidad.