Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 222 Junio de 2017

Alberto Delgado Gavela, presidente de Roatán Comunicación

Rosa Monedero
 
Roatán Comunicación es una consultora de servicios plenos de Comunicación especialmente volcada en la generación de contenidos y en transformar los hechos y las ideas en noticia para los medios. Desde su fundación en 1995, ha asesorado con éxito a más de doscientas empresas e instituciones en el más amplio espectro de actividad: negocios, cultura, tecnología, sociedad, ocio, política, investigación, deportes… Según su presidente y fundador, Alberto Delgado, “el activo más importante con el que cuenta Roatán es su equipo humano” y los auténticos protagonistas de la Comunicación son sus clientes. Al servicio de ellos ponen toda su experiencia y talento. Actualmente, asesoran a más de 30 empresas y organizaciones de muy diversos ámbitos de actividad y su futuro no es menos prometedor.
 
¿Cuál es su visión concreta sobre el mundo de la Comunicación y por qué ésta es tan importante para las empresas y organizaciones que desean alcanzar el éxito?
Hay una frase que resume una idea. “Lo que no se cuenta, no existe”. Tal vez sea muy exagerada, pero se pueden hacer las cosas estupendamente bien en el ámbito empresarial y si no se cuentan, al final se pierde una magnífica oportunidad. Además, existe otra máxima que dice: “Lo que no cuentes de ti mismo otros lo harán por ti y de una forma distinta a como tu quisieras”. Algo que también es verdad. Así, las empresas deben ser muy conscientes del derecho a la información que tiene el conjunto de la sociedad y, por otro lado, está el derecho lícito y lógico de las empresas y de los empresarios a obtener un beneficio con la actividad que diariamente realizan. Afortunadamente, en los últimos años esta percepción del empresario como un señor que sólo se preocupa de obtener ese beneficio al margen de la sociedad ha cambiado. Creo que eso era una reducción injusta y que nunca ha respondido a la realidad. Hoy, la sociedad percibe que sin los emprendedores no se genera empleo, y sin empleo, la sociedad no prospera. Y también las empresas se han dado cuenta de esa necesidad de comunicar a la sociedad lo que son y lo que hacen. La aparición de internet, en este sentido, ha sido clave, ya que ha facilitado mucho esa comunicación directa de las empresas con sus públicos, y la competencia además obliga a ello, a darse a conocer.