Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 225 Octubre de 2017

Carmen Riolobos, senadora por Toledo y portavoz del PP en Castilla-La Mancha

Antonio Regalado
 
Es una de las mujeres más próximas a María Dolores de Cospedal. La voz e imagen del PP en Castilla-La Mancha. Habla despacio, con convicción. Le ha tocado batirse dialéctica y políticamente con Bono y con Barreda. Nunca se arrugó ni sintió complejos ante la izquierda. Acusa abiertamente a los socialistas de no arrimar el hombro cuando han dejado un panorama desolador en toda España. Está segura de que Rajoy y Cospedal “volcarán” esta situación crítica y que se volverá pronto al crecimiento y a la creación de empleo.
 
Señora Riolobos, empezamos septiembre estrenando IVA, dejamos atrás una calle caliente y el tiempo social se presenta inestable.
Es un tiempo difícil, complicado. El Gobierno Rajoy ha hecho en siete meses las reformas más profundas de la democracia: laboral, financiera, sanitaria; la justicia, la educación... garantizando en todo momento los derechos sociales básicos. La mayor parte de los ciudadanos comprenden ya perfectamente que las medidas puestas en marcha por el presidente son ineludibles porque no hay alternativa. Necesitamos arrimar el hombro, no gritar en las calles.
 
El PSOE parece que no va a dar tregua alejándose la posibilidad de firmar pactos con el PP para salir juntos y cuanto antes de esta pesadilla.
El líder de la oposición estuvo prudente en el debate del Plan de Medidas de Ajuste (PMA) pero tras el paso por la ejecutiva devino en agitador callejero. Los mismos que nos han dejado la herencia del despilfarro y la golfería ahora enarbolan la pancarta con los más radicales de la izquierda. ¿Reverdece el Frente Popular? Rubalcaba y Zapatero son los máximos culpables de esta situación. Curioso: los pirómanos socialistas pisando las mangueras de los bomberos populares Los mercados respetan la unidad de acción y los socialistas siguen en la ruptura. El pueblo lo sabe y no olvida. En este contexto es difícil firmar pactos con el Partido Socialista por su extrema debilidad interna.
 
Una clara política de cambio y austeridad.
Nosotros fuimos los primeros en adelgazar la administración autonómica; redujimos de 35 a 5 los delegados provinciales y a la mitad el número de cargos de confianza; eliminamos las instituciones del Defensor del Pueblo y del CES, y hemos acabado con la golfería y el despilfarro. Otra decisión valiente de la presidenta: acabar con las “pensiones vitalicias” para los altos cargos del PSOE. Nos duele que no se extienda la responsabilidad política y penal a quienes causaron la ruina de nuestra Comunidad y que se quieren ir de rositas.
 
Hablaba usted de golfería y de despilfarro.
Se lo explico gráficamente. En Talavera levantaron un puente que costó 70 millones pero no va a ninguna parte, porque nunca llegó la carretera; en Toledo el hospital (que se vendía como el más grande de Europa) sólo tiene una falsa fachada donde se han enterrado decenas de millones y del aeropuerto de Ciudad Real, subvencionado con 100 euros por billete. Y qué decirle del almacén repleto de regalos para amigos por un valor de casi 3 millones de euros. La universidad en quiebra… con 120 millones sin pagar.