Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 222 Junio de 2017

José María Michavila Núñez, presidente de Wolters Kluwer Formación

Juan Comas
 
El nombre de José María Michavila empezó a conocerse por la mayoría de españoles cuando en 2002 fue nombrado ministro de Justicia, cargo que ocupó durante dos años, durante el último Gobierno de José María Aznar. Su CV, desconocido para muchos, es impresionante. Licenciado en Historia y en Derecho (con premio extraordinario), obtuvo premio extraordinario en su tesis doctoral y fue nº 1 de su promoción de Letrados del Consejo de Estado. Diputado Nacional entre 1993 y 2009, desempeñó dos veces el cargo de secretario de Estado En la actualidad es consejero de Estado, cargo no retribuido y ejerce como Abogado en Madrid. Es miembro del Consejo Asesor de Wolters Kluwer y patrono de su Fundación. Además, preside la recién creada división de Formación de esta compañía, una nueva línea de negocio impulsada muy recientemente por la filial española del grupo holandés.
 
¿Qué es Wolters Kluwer Formación y qué sentido tiene esta ampliación del negocio de la empresa? ¿Qué razones han movido a la compañía a crear esta nueva unidad de negocio?
Wolters Kluwer es una empresa con un gran compromiso social en España que hace una apuesta constante por mejorar la calidad y servicio que presta a los profesionales, conocer sus necesidades y ayudarles a crecer y mejorar sus resultados. Wolters Kluwer España es parte del grupo Wolters Kluwer, compañía global líder en los campos del software y la información profesional, y se ha convertido en una de las empresas más influyentes en nuestro país. Toda esa actividad se ve ahora reforzada y completada tras la puesta en marcha de una nueva área que es Wolters Kluwer Formación. Con ella, nos dirigimos a más de 300.000 profesionales que están suscritos a sus más de 20 cabeceras y, por tanto, conocemos muy bien la realidad del profesional español. De ahí que percibamos la necesidad de la formación, como herramienta que les va a permitir mejorar y consolidar su empleabilidad dentro de su entorno de actuación y ser más versátiles para las nuevas exigencias que el mercado laboral demanda. Y con esa idea hemos lanzado esta nueva línea de negocio.
 
¿Qué aporta Wolters Kluwer Formación a la oferta formativa especializada ya existente en el mercado?
Creo que, en este momento, existen muchos y muy buenos formadores. Nosotros, quizá, somos muy fuertes en todo lo que tiene que ver con la formación no presencial, precisamente porque conocemos muy bien a todos esos profesionales a los que nos dirigimos, desde hace años, a través de las cabeceras con las que cuenta el grupo. Esa es nuestra primera ventaja competitiva. En segundo lugar, tenemos un “campus virtual” que permite impartir esa formación a través de la Red aprovechando las ventajas de una formación flexible y compatible con la actividad profesional. Y, por último, tenemos más de 4.500 profesionales que imparten esa formación y contenidos.