Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 220 Abril de 2017

Carlos Guembe González-Guinea, director general de Schindler

Juan Comas
 
El Grupo suizo Schindler es líder mundial en fabricación, instalación, mantenimiento y modernización de ascensores y escaleras mecánicas y ocupa la primera posición en el mercado mundial de escaleras mecánicas y andenes móviles y el segundo en ascensores. Actualmente, la compañía, que dirige en España Carlos Guembe, opera en los cinco continentes y en ella trabajan más de 40.000 personas.
 
¿Desde cuándo en España y por qué?
La presencia de Schindler en España se remonta a 1946, año en que Giesa comenzó a fabricar bajo la licencia del grupo gracias a un acuerdo que se firmó entonces. En 1986, Schindler agrupa Giesa y el resto de compañías españolas en las que tenía intereses. Desde 1992, operamos bajo la única denominación de Schindler, S.A. A lo largo de más de estas cinco décadas, hemos estado presentes en importantes acontecimientos de la vida industrial y económica en nuestro país, tanto en grandes infraestructuras como en centros comerciales y obras residenciales. Schindler mantiene en España un gran parque de ascensores y escaleras mecánicas, con una plantilla de más de 3.000 personas, de las cuales aproximadamente 1.500 están asignadas al área de montaje y mantenimiento. Hoy estamos presentes en todo el territorio nacional mediante una organización descentralizada compuesta por cuatro direcciones de operaciones, 20 sucursales y numerosas delegaciones y puntos de asistencia.
 
Háblenos de las grandes cifras de la compañía en nuestro país
España es un país muy importante para el grupo, lo fue desde sus orígenes y lo sigue siendo hoy en día. Pese a la situación de la economía y ralentización de los mercados internacionales, en el año 2011 Schindler ha logrado consolidar sus resultados en España. Sin tener en cuenta las variaciones del tipo de cambio, los ingresos del grupo en el pasado ejercicio aumentaron un 6,9%, mientras que los pedidos se incrementaron un 4,8%. Este incremento de actividad ha determinado un beneficio neto de 506 millones de euros, unos resultados muy similares a los del año anterior. Durante el año pasado, el importe de los pedidos que recibimos ascendió hasta los 6.830 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 4,8% con respecto al ejercicio anterior. La participación de Schindler en proyectos de relevancia ha sido esencial para lograr estos resultados. Aunque todas las zonas en las que estamos presentes han contribuido a este aumento de actividad, destaca el importante crecimiento de los mercados de Asia-Pacífico, India e Hispanoamérica. Me gustaría añadir que la fuerte implantación de la compañía en el mercado ha determinado que el beneficio consolidado del grupo ascendiera hasta los 654 millones de euros, a pesar de los importantes costes de reestructuración y el impacto negativo de las divisas de 91 millones de euros.