Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 222 Junio de 2017

Antonio Bernal Pérez-Herrera y Gerardo Viada Fernández-Velilla, socios de Dikei Abogados

Pilar Ferrer
 
Es uno de los Bufetes más influyentes y prestigiosos de país. Más de treinta letrados, mucho de ellos procedentes de altos cargos en los años de la Transición, hacen de Dikei Abogados una firma de gran solvencia en el mundo jurídico. Con la discreción y confidencialidad como lemas, sabido es que por sus manos pasan a diario clientes de fuerte relevancia económica, política y mediática. El Grupo Prisa, compañías de televisión, empresas y sociedades de notable calado, procesos políticos en áreas institucional, de seguridad, mercantil, fiscal, laboral, penal, defensa del honor y la imagen, y casos en el vértice de la polémica como el Madrid Arena, hacen de Dikei un despacho que abarca todas las ramas del Derecho, por complejas y difíciles que sean. Con una profesionalidad indiscutible, en vanguardia de la especialización, sus miembros, con dos de sus socios fundadores, Antonio Bernal y Gerardo Viada en cabeza, son exponentes de la Abogacía del siglo XXI. Rigor, eficacia y seguridad jurídica, como garantes del Estado de Derecho.
 
¿Qué les diferencia a ustedes de otros bufetes para que sean contratados sus servicios, aparte de tener una presencia relevante en los Tribunales de Justicia de todo el país?
Una de las señas de identidad de Dikei es que todos nuestros abogados tienen capacidad para vestir la toga y defender al cliente ante cualquier tribunal, algo no muy frecuente hoy día. Es la forma de evaluar a fondo los problemas legales para abordarlos preventivamente. Un abogado que redacta un contrato, que emite un dictamen o que aconseja en consulta, debe conocer el alcance de sus opiniones. Se aprende si antes se ha intervenido ante los tribunales. Ese aspecto es uno de los más relevantes de la firma, junto al hecho de que la relación con los clientes está personalizada en el socio responsable.