Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 226 Noviembre de 2017

Fernando de la Prida García, director general de EMC Computer Systems Spain

Diego Roves

EMC Corporation es una compañía líder global que colabora con organizaciones y proveedores de servicios en la transformación de sus operaciones y en facilitarles su evolución hacia un modelo de TI como servicio. Motor clave de esta transformación son las tecnologías de “cloud computing”. Gracias a sus innovadores productos y servicios, EMC acelera el viaje hacia el “cloud computing” ayudando a los departamentos de TI a almacenar, gestionar, proteger y analizar de forma ágil y a coste eficiente su activo más valioso, la información. EMC Computer Systems Spain, filial española, es responsable de las actividades comerciales de España, siendo sus clientes las principales empresas e instituciones. A nivel global, la compañía ocupa la posición número 139 en la lista Fortune 500 y ha alcanzado una facturación en 2013 de 23.200 millones de dólares, un 7% más que en el ejercicio anterior. Asimismo, en España, la compañía ha sido reconocida como la mejor empresa para trabajar. Nuestro entrevistado, Fernando de la Prida García, director general de la filial española, destaca de la marca su orientación al cliente y la alta cualificación de su equipo humano, cuyo afán innovador no conoce límites.

La compañía lleva ya algún tiempo invitando a las empresas a viajar a la nube, ¿pero es un viaje seguro? ¿Cuáles son los beneficios que pueden obtenerse de ello? ¿Se muestran las organizaciones animadas a emprender el camino del cloud computing?
El viaje a la nube ya ha recorrido etapas, porque comenzó hace tiempo. Lo que ha ocurrido es que la tecnología forma parte de nuestra vida y todos estamos acostumbrados a utilizarla en nuestra faceta más personal. Pero en la parte de empresa, es aún más cierto. La gestión de esa información y de esas nuevas aplicaciones se está requiriendo de una forma más ágil y distribuida, y es lo que propicia el concepto de nube, que es el término que se utiliza ahora. Nosotros vemos distintos tipos de situaciones en esa construcción de la nube. Hay una primera nube, que nosotros llamamos la nube privada, que es la virtualización de los distintos entornos, desde la computación hasta el almacenamiento, para poder optimizar esa gestión. Y a partir de ahí, las aplicaciones e incluso el acceso a esas aplicaciones. El modelo de virtualización se implementa con un objetivo de ahorro de costes, pero también buscando la eficiencia y la productividad. Si puedes consolidar toda tu infraestructura y automatizar procesos, encuentras eficiencia. Y a partir de ahí, la nube también es una plataforma para poder interconectar con otros negocios y clientes, por lo que el concepto de nube definitivamente ha llegado para quedarse.