Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 223 Julio-Agosto de 2017

Ernesto Moronta Vicente, presidente de la Asociación Española de Cajas Rurales

Juan Comas

A mediados del año 1989, veintitrés Cajas Rurales, hasta aquel momento pertenecientes al Grupo Asociado Banco de Crédito Agrícola-Cajas Rurales Asociadas, dejaron el Grupo BCA y crearon la Asociación Española de Cajas Rurales. Posteriormente, y hasta la fecha actual, se han incorporado a la Asociación otras Cajas Rurales, dando lugar a uno de los principales grupos bancarios del sistema financiero español. Su presidente, Ernesto Moronta Vicente, indica, “Nos fijamos en el modelo alemán, e incluso nuestros equivalentes alemanes nos apoyaron desde el principio con su presencia e inversiones en las entidades participadas. Esto sin duda ha supuesto un gran avance, una guía hacia el camino correcto, y de desarrollo del modelo de una forma segura consistente y similar al de otros países en su concepción”.

Este modelo se rige por parámetros similares a los de la banca cooperativa europea, en el que es principio fundamental el respeto a la autonomía y capacidad de decisión autónoma de sus entidades asociadas. El Grupo Caja Rural es un modelo de banca cooperativa basado en la solidaridad entre entidades asociadas sin fines contrapuestos, ya que cada entidad tiene por finalidad potenciar el desarrollo económico y social de su comunidad.

¿Qué se debería hacer mejor en un modelo tan exitoso como el que usted representa?
El modelo en el que se basa el grupo (banca cooperativa federada) nacida en Alemania hace más de 150 años y que se extendió primero por Europa y luego a nivel mundial, hasta convertirse en el modelo de referencia que es en la actualidad, sigue siendo, según el FMI y el Banco Mundial, el gran triunfador de la crisis, es un modelo en continua evolución que vamos mejorando poco a poco aprendiendo de las necesidades de nuestros clientes.
Somos optimistas respecto a las cajas rurales del Grupo, porque si continuamos haciendo bien nuestro trabajo, vamos a poder apoyar a nuestras economías locales y también crecer de una manera sostenible, rentable y solvente. Considero que tenemos una oportunidad de negocio muy clara ante el nuevo panorama financiero, aunque de momento, nosotros no podemos asumir de golpe todo el mercado que pueden dejar en muchas zonas otros actores. Somos realistas, pero aspiramos a cubrir el máximo espacio que podamos, siendo fieles a nuestra filosofía, forma de gestión, austeridad, prudencia y la manera de ver el negocio.
Gracias a la capacidad de trabajo de nuestros equipos, la sencillez, la prudencia, el afán de superación, nuestra identidad regional, y conocimiento del mercado estamos mejorando. Por ponerle un ejemplo hemos pasado de estar por debajo de la media en términos de eficiencia, a estar entre las líderes, y estamos trabajando en mejorar significativamente el gobierno corporativo. De todas formas ese afán de superación nos hace seguir luchando e intentaremos mejorar estos y otros temas en el día a día.

Las Rurales son pieza angular en el desarrollo de nuestro sector agrario. ¿Por qué? ¿Hasta qué punto colaboran con ustedes o les ayudan las distintas Administraciones Públicas?
Nuestro modelo se basa en la profunda inserción en las comunidades locales, el conocimiento de las actividades, la construcción de vínculos de larga duración y los canales de participación de los miembros. Nacimos en las zonas rurales, y ahora, aunque no exclusivamente, nos debemos a ellas; piense que el grupo en nuestras zonas de influencia financia a más del 31% de la producción nacional de leche, el 21% de los ingresos de la compra y venta de agricultores, un 20% de la producción porcina, un 18% de la exportación agro-alimentaria, un 19% de la producción vinícola, un 21% de la financiación a cooperativas, etc. Números que se completan con nuestro apoyo a autónomos y pymes, que no hacen más que crecer a pesar de la crisis. Así y todo, son números que todavía son lejanos a los que tienen nuestros hermanos europeos, como el Crédit Agricole francés, los Raiffeisen alemanes (DZ Bank), austríacos (RZ Bank) y suizos, tienen porcentajes muy superiores que intentaremos poco a poco lograr.

Para cualquier ciudadano de este país ¿las Cajas Rurales son entidades financieras que sólo atienden al conjunto de personas y empresas relacionado con el sector agrícola, o cualquier persona puede tener acceso a sus productos y servicios?
Mucha gente nos relaciona con los sectores primario y terciario porque son nuestro origen, y a los que estamos orgullosos de seguir sirviendo, pero poco a poco desde ya hace años estamos llegando allí donde nuestros clientes nos necesitan, a zonas urbanas, y todo tipo de sectores. Eso si, de la misma forma que nos distingue, con humildad, prudencia e intentando hacer las cosas lo mejor que sabemos.
Lo que nos diferencia es la banca de proximidad que se hace desde el grupo, cuyo modelo desarrolla una doble vertiente importante y necesaria: la financiera, por un lado, y la social, por el otro.
Las cajas del Grupo trabajan para evitar la exclusión financiera de los territorios, permaneciendo en lugares poco atractivos para el resto de entidades financieras, por su dependencia de los mercados y la exigencia de retornos considerables. El Grupo Caja Rural, pone de manifiesto la necesidad de seguir luchando por una banca cooperativa que esté presente en estos territorios, así como en aquellos otros que necesiten de una banca próxima, con un modelo de negocio basado en el apoyo a cooperativas, socios, pymes, profesionales y autónomos.