Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 223 Julio-Agosto de 2017

Cristina Sanz Mendiola, directora general de Personas y Organización de Repsol

Rosa Monedero

En esta entrevista, Cristina Sanz Mendiola, directora general de Personas y Organización de Repsol, nos informa, entre otras cuestiones, de la importancia que tiene en su compañía la formación en el desarrollo profesional de los empleados, así como de la política que llevan a cabo en la integración de personas con discapacidad, 654 trabajadores a nivel mundial, que representan el 2,7% de la plantilla; además del apoyo directo a los jóvenes a través de becas y prácticas en los países en los que operan.

¿Cómo gestionan la diversidad en una empresa con presencia en tantos países y culturas distintas?
La política de respeto a la persona y a su diversidad es una de las señas de identidad de Repsol. Apostamos por la diversidad e igualdad de oportunidades como forma de poner en valor el talento allí donde se encuentre. La diversidad es un valor que sin lugar a dudas enriquece a la organización, que aporta diferentes puntos de vista, experiencias, conocimientos, sensibilidades y formas de resolver los problemas; que estimula la innovación y la creatividad, y que nos permite tomar mejores decisiones, con una visión más completa. Impulsamos el valor de la diferencia en género, nacionalidad, cultura, capacidades diferentes, edad y perfil profesional.
Además para toda empresa es esencial no perder de vista a la sociedad, porque lo que ocurre en ésta termina haciéndose presente en la organización. Es el caso de la diversidad, se trata una realidad y un desafío de cohesión que toda empresa responsable y consciente debe potenciar y aprender a gestionar. En definitiva, valoramos el talento, respetamos a la persona y su cultura, y creemos en el enriquecimiento a través de realidades distintas.

Repsol es una de las empresas españolas con mayor número de empleados con discapacidad en su plantilla. ¿Cuál es su política a este respecto?
Estamos convencidos de que la mejor forma de conseguir la normalización de las personas con capacidades diferentes es a través de su integración laboral en el trabajo ordinario. Nuestro objetivo es encontrar talento, sin poner barreras ni prejuicios y darle la oportunidad de desarrollarse con nosotros. Desde el enfoque de la igualdad de oportunidades, trabajamos activamente en la integración de personas con discapacidad en todas las áreas de la organización, implicando también a nuestros proveedores y contratistas. Repsol cuenta con un total de 654 trabajadores con capacidades diferentes a nivel mundial, que representan al 2,7% de la plantilla.
Nuestra política de integración de capacidades diferentes es muy valorada por los empleados en encuestas de clima laboral. Externamente, la compañía también tiene numerosos reconocimientos relacionados con su compromiso con la integración de personas con discapacidad. La mayor satisfacción es que gracias a este proyecto 437 personas con capacidades diferentes tienen un proyecto de vida y hemos contribuido a dar normalidad a los procesos de integración laboral. A que sea normal, lo que nunca ha debido dejar de serlo. Y, por encima de todo, un proyecto que nos hace ser mejores personas a todos los que trabajamos en Repsol y tenemos la suerte de recibir lo mucho que cada una de estas personas nos da, empezando por su ejemplo permanente.