Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 222 Junio de 2017

Rogelio Ambrosi Herrera, director general de Merck en España

Miguel A. Gallego

Merck comienza su actividad en España en 1924, con la apertura de una pequeña delegación en Barcelona. El 15 de diciembre de ese año se constituyó Productos Químico-Farmacéuticos S.A. Durante los años 30, la empresa incrementó la producción y la oferta comercial. Por aquellos años, los jarabes de Merck eran muy populares. Pronto se unió a ellos la vitamina C, con el lanzamiento del popular Cebión® en 1934. En la actualidad la filial española, que dirige Rogelio Ambrosi Herrera, se encuentra entre las cinco primeras de Europa por volumen de negocio y cuenta con tres plantas de producción, dos de ellas situadas en Mollet del Vallés (Cataluña) y la tercera en Tres Cantos (Madrid).

¿En qué áreas está trabajando Merck en Medicina Personalizada?
En Merck trabajamos en varias áreas desde hace años, mejorando el abordaje de varias patologías a través de la medicina personalizada: oncología, neurología y endocrinología.
La medicina personalizada permite a los pacientes que puedan tener un tratamiento personalizado en función de su genética y que el sistema sanitario sólo invierta recursos en aquellos pacientes que mejor responden al tratamiento.
Un ejemplo en el área oncológica son los biomarcadores, que son marcadores biológicos que proporcionan información sobre el diagnóstico, pronóstico y tratamiento del cáncer y permiten adaptar este último de manera óptima al paciente. Los biomarcadores de la familia de genes RAS se pueden utilizar para determinar si un paciente se puede beneficiar del tratamiento con Erbitux®.

A pesar de los recortes presupuestarios de la Administración en el gasto sanitario, ¿cómo valora usted la inversión que realiza en I+D Merck en España y la del conjunto de la industria farmacéutica?
En 2013 invertimos cerca de 1.200 millones de euros en I+D en Merck Serono para desarrollar opciones de tratamiento aún mejores. Más de 2.300 expertos trabajan en nuestros centros de investigación en Darmstadt, Boston, Pekín y Tokio, y mantenemos una estrecha colaboración con empresas de biotecnología y universidades.
En España la estrategia de I+D de la compañía es la siguiente: Nuestros productos y servicios se caracterizan por un alto grado de innovación. El objetivo de Merck es crecer como compañía a largo plazo y a un ritmo sostenido a través de productos y servicios innovadores

¿En qué se traduce esta estrategia de innovación?
Básicamente en cuatro puntos principales: Descubrimiento de nuevas moléculas y posterior registro como fármacos: en los últimos años, Merck en España ha puesto en marcha más de 20 ensayos clínicos para el registro y posterior comercialización de nuevos fármacos, en los que se han involucrado más de 150 centros hospitalarios. España participa también activamente en más de 20 estudios clínicos internacionales en las áreas de oncología y enfermedades neurodegenerativas.
 Desarrollo de dispositivos electrónicos- adherencia/Rebismart Easypod. Medicina personalizada: test genético RAS/máximo beneficio. Desarrollo de software: gestión asistencial del paciente MS-Dialog.