Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 222 Junio de 2017

José Antonio Pérez Cebrián, director general de la Caja Rural de Teruel

Rosa Monedero

El pasado 11 de marzo José Antonio Pérez Cebrián, director general de la Caja Rural de Teruel, impartió una ponencia en el Campus de Teruel de la Universidad de Zaragoza que ha tenido extraordinaria repercusión. Por este motivo le agradecemos nos amplíe algunos de sus comentarios en dicho acto.
“Mi intervención fue un repaso de los orígenes de la crisis en 2007, haciendo hincapié en la globalización de la economía y los efectos sistémicos de las crisis financieras, y los errores cometidos antes y después de 2007, analizando cómo era el sistema financiero y cómo ha quedado”.
“Hicimos hincapié en la importancia de la seguridad jurídica y los bulos y mentiras que se han instalado en la colectividad sobre temas como suelos y daciones de pago, generando una desconfianza innecesaria en la banca. Y por último intenté dibujar cómo sería la banca del futuro y los cambios en la relación banca-cliente y muchos más temas, como nuevos competidores en productos y en la industria”.

Sobre la situación y perspectivas del sector financiero español. ¿Por qué se ha demonizado injustamente el sector como culpable de la crisis actual? ¿Puede haber influido la alta exposición de la Banca y Cajas de Ahorro, no las Rurales, al sector inmobiliario?
Se demoniza siempre a alguien en todo lo que sale mal, y se busca siempre al más débil. Y la debilidad de la banca, sobre todo de las Cajas de Ahorro, propiciaba ese ataque sumamente furibundo e injusto. Además, a otros responsables de las crisis les venía muy bien que apuntasen y disparasen a la banca. No se ha sabido distinguir entre errores, corrupción, corruptelas y mal análisis de riesgos. En este caso ha habido algunos populistas que han dicho a la gente lo que quería oír y frente a esto es difícil ponerse en medio. La exposición al ladrillo nadie la previó, y si no hubiera sido por la crisis en EE.UU. habría continuado. La causa fue que nos dieron crédito de fuera sin límite, con cerrazón absoluta en 30 días.
Creo que donde haya habido corrupción habrá que hacer justicia, pero los errores o un mal análisis de riesgos no justifican esa inquina contra la banca.

¿Por qué las Cajas Rurales y en concreto la de Teruel, han sobrellevado mucho mejor el impacto de este sector en su cuenta de resultados?
Las Cajas Rurales nos incorporamos a la financiación inmobiliaria con 3-4 años de retraso sobre el inicio de la burbuja, concentrada sobre todo en Cajas de Ahorro. Aun así también hemos sido golpeados, pero debemos aclarar que ninguna Caja Rural ha recibido dinero público para sanearse.