Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 222 Junio de 2017

Mariluz Barreiros, presidenta de la Fundación Eduardo Barreiros

Alberto García

Hay varias circunstancias que hacen de Barreiros una iniciativa empresarial única. Por ejemplo, supo combinar como ninguna otra compañía de la época, la producción de turismos y vehículos industriales pesados. Aportó desarrollos tecnológicos propios, desde cero y en un sector con importantes requerimientos de capital. “Lo hizo a pesar de la hostilidad del INI, de los ministros de Industria en aquel entonces, Planell y Suanzes, que apoyaban a ENASA (Pegaso y SEAT)… Mi padre puso en marcha en el sector la primera red de financiación y venta a plazos y una red de concesionarios en España y en los países a los que exportaba, ¡nada menos que 27!”, explica Mariluz Barreiros, presidenta de la Fundación Eduardo Barreiros.

Se acerca el 20 aniversario del nacimiento de la Fundación Eduardo Barreiros que usted preside y que rinde homenaje y cuida el legado de su padre. Son tiempos difíciles para las Fundaciones, ¿cuál es el balance de estas casi dos décadas de actividad?
Muy positivo. Son ya 17 años de intensa actividad y seguimos trabajando con tanta ilusión o más que el primer día. Somos una Fundación pequeña, pero con una motivación inmensa: el homenaje a la figura de mi padre, Eduardo Barreiros. Su historia, la historia de Barreiros Diésel, fue el origen del sector de la automoción tan importante para la economía española, en cuanto al PIB, los puestos de trabajo y la exportación. En la Fundación atesoramos y cuidamos todo ese precioso legado y promovemos actividades en el ámbito de la automoción, en sentido amplio: desde la investigación y la cultura al fomento del espíritu emprendedor. Actividades que en este tiempo se han convertido ya afortunadamente en citas de referencia.

¿Cuáles son esas actividades?
Por mencionar algunas, citaré las Conferencias Internacionales que organizamos cada dos años con la colaboración de Mapfre desde el año 2000, una de las actividades más relevantes de la Fundación Eduardo Barreiros debido a su difusión y repercusión, y al nivel de los participantes, figuras de prestigio nacional e internacional y por el contenido de sus ponencias. Tal vez nuestra aportación más original haya sido unir o ensamblar, por emplear un término automovilístico, el mundo de la automoción y el de la cultura y el arte como, por ejemplo, en nuestra última Conferencia Internacional “Fotografía y Automóvil”, donde contamos con invitados como el diseñador de coches Giorgetto Giugiaro, la fotógrafa Cristina García Rodero, o la directora de Ivorypress, Elena Ochoa Foster…
Además, desde el nacimiento de la Fundación apoyamos la investigación, la innovación y el desarrollo en el ámbito de la automoción, a través de la convocatoria, a nivel nacional y bienal, de dos premios Fundación Eduardo Barreiros, uno a una personalidad de reconocido prestigio y otro a un trabajo de investigación dentro del campo de la automoción (que abarca cuestiones como seguridad vial, medio ambiente, ingeniería, mecánica, diseño, historia I+D+i, etc.) que ya va por su novena edición.
Y por citar alguna más, mencionaré nuestro objetivo de difundir la figura de Eduardo Barreiros, empresario e industrial, para que sirva como ejemplo sobre todo a las generaciones más jóvenes, transmitiéndoles y fomentando su espíritu y también animándoles a que, aun partiendo de poco, se puede llegar a realizar grandes cosas. Hace falta destacar y sacar a la luz la experiencia y los testimonios de muchos emprendedores y, sobre todo, empresarios con enormes méritos y éxitos, que no son suficientemente reconocidos, tal vez porque en nuestro país, en general, no se prodiga culto al empresario. Por ello desde el año 2007 celebramos con IE Business School encuentros sobre emprendimiento y este año en concreto sobre empresarios en la industria. Todo esto sin olvidarnos del mundo académico, con ciclos de conferencias y cursos de verano con la Universidad Rey Juan Carlos y con la Cátedra Eduardo Barreiros que este año se vincula a la Universidad Politécnica de Madrid.
De cara al futuro, seguimos muy atentos la evolución del Museo de Automoción, que se está construyendo en la carretera de Toledo, y que acogerá también la colección Barreiros que ahora puede visitarse en el Museo Eduardo Barreiros en Valdemorillo (Madrid).