Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 221 Mayo de 2017

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN

Juan Comas

La OTAN nace en 1949 con el objetivo de proteger a sus estados miembros y el tiempo ha dejado constancia de que se trata de la más exitosa alianza jamás creada. Su objetivo es el de implantar y mantener un ambiente de estabilidad, paz y seguridad de acuerdo con los principios democráticos que emanan del estado de Derecho. Son objetivos especialmente relevantes no únicamente con el paso de los años, sino con los retos recientes ya superados y con aquellos a los que el mundo se enfrenta actualmente, como pueden ser las amenazas terroristas protagonizadas por el grupo Estado Islámico o las agresiones de Rusia hacia Ucrania. De todo ello, y de la importancia de no descuidar las inversiones en defensa, habla en las siguientes líneas su secretario general, Jens Stoltenberg.

La NATO se fundó en 1949. ¿Quiénes fueron los países impulsores de la Alianza y con qué objetivos?
La OTAN tiene doce países fundadores, que firmaron el tratado de Washington el 4 de abril de ese año. Son Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Islandia, Italia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Portugal, Reino Unido y Estados Unidos. Grecia y Turquía se unieron en 1952. Alemania, en 1955. Después de la reunificación alemana, el territorio de la República Democrática Alemana entró a formar parte de la alianza en 1990. España, en 1982, y la República Checa, Hungría y Polonia en 1999. Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia en 2004. Y Albania y Croacia, en 2009. Las partes al Tratado de Washington expresaron su determinación de salvaguardar la libertad, el acervo común y la civilización de sus pueblos, fundados en principios de democracia, libertad individual y Estado de Derecho. También buscaron promocionar la estabilidad del área del Atlántico Norte y unificar sus esfuerzos para la defensa colectiva y la preservación de la paz y la seguridad. Mantener la seguridad de nuestras naciones es la tarea principal de la OTAN, de acuerdo con el artículo 5 del Tratado de Washington. Se trata de la cláusula de defensa colectiva y establece que un ataque armado contra uno de los Estados miembros será considerado un ataque contra todos, por lo que cada uno ayudará al estado o estados miembros llevando a cabo las acciones que se consideren necesarias para restaurar la paz y seguridad, incluyendo el uso de la fuerza armada.

A día de hoy sus países adheridos son 28. ¿A qué se ha debido ese incremento, de una forma paulatina?
La OTAN es una organización inclusiva, está abierta a nuevos miembros. Uno de sus principios fundadores está reflejado en la política de puertas abiertas que se puede comprobar en el Artículo 10 del Tratado de Washington, donde se dice textualmente: “las partes pueden por acuerdo unánime invitar a adherirse al Tratado a cualquier otro estado europeo que esté en condiciones de favorecer el desarrollo de los principios del presente Tratado y de contribuir a la seguridad de la región del Atlántico Norte. Cualquier estado así invitado puede pasar a ser parte en el Tratado, depositando su instrumento de adhesión ante el gobierno de los EEUU”. Actualmente hay cuatro países socios que aspiran a ser miembros de la OTAN, y son Bosnia-Herzegovina, Georgia, la Antigua República Yugoslava de Macedonia y Montenegro. La razón por la que la OTAN ha crecido paulatinamente es porque los países a nivel individual han tomado una decisión soberana y consciente. Lo han hecho porque han considerado que dar ese paso ayudaría a aumentar su seguridad y les permitiría mantener un compromiso político y militar estrecho con naciones democráticas de sistemas similares. El proceso de ampliación actual de la OTAN no representa amenaza para ningún país, sino que tiene como objetivo promocionar la estabilidad y la cooperación, construir una Europa completa, libre, unida en paz y democracia y con valores comunes. Este proceso, junto con la ampliación de la UE, ha ayudado a diseminar la estabilidad, la democracia y el Estado de Derecho en todo el continente europeo. En consecuencia, la Europa Central y del Este ha visto un desarrollo económico sin precedentes.

Evidentemente, la existencia de la Alianza implica que aún hoy sigue habiendo amenazas al mundo libre. ¿Nos podría detallar las más significativas?
Tenemos que hacer frente a un entorno de seguridad que representa el mayor desafío desde el final de la Guerra Fría. Las agresiones de Rusia contra Ucrania han presentado un reto a nuestra visión de una Europa completa, libre y en paz. Existe igualmente una inestabilidad cada vez mayor en el Próximo Oriente y en el Norte de África como resultado de la acción del estado Islámico. Esto llega al mismo tiempo que otro tipo de delitos, como la piratería y ataques cibernéticos. La OTAN se está adaptando a los riesgos con los que nos enfrentamos. Estamos estableciendo un plan de acción para garantizar que la alianza siga teniendo la fuerza necesaria para hacer frente a estas amenazas. Hemos duplicado el tamaño de la fuerza de respuesta de la OTAN pasando de 13.000 a 30.000 miembros. Estamos también a punto de crear una fuerza de reacción rápida con 5.000 efectivos. España será el primer aliado para liderar esta nueva fuerza. Asimismo, estamos potenciando el intercambio de información, para hacer frente a las amenazas terroristas. Estamos explorando nuevas maneras de trabajar con nuestros socios en el Próximo Oriente y aumentando nuestro apoyo a Jordania. Estamos explorando formas de ayudar a Irak a mejorar sus defensas. Igualmente, estamos dispuestos a ayudar a Libia sobre cómo construir la defensa y seguridad en su país una vez lo permitan las condiciones. Es una forma de colaborar con los países para que puedan hacerse ellos mismos cargo de su seguridad sin depender de otros.