Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 224 Septiembre de 2017

Ignacio Martos Navarro, presidente ejecutivo de Tinsa

Rosa Monedero

La compañía se fundó en España en 1985. En 2010, Tinsa, hasta entonces propiedad de las cajas de ahorros, fue adquirida por el grupo de capital riesgo Advent. Apenas un año después, consiguió la homologación como empresa RICS y, en 2012, compró su competidora Tasamadrid. El año 2013 marcó el inicio de la actividad de certificación energética (Tinsa Certify) y de la gestión analítica de sus bases de datos, que les permite realizar tasaciones masivas para entidades tenedoras de activos, con la mayor fiabilidad y a un coste extremadamente competitivo. El futuro se encuentra, sin duda, en la incorporación de potentes desarrollos tecnológicos, en los que están invirtiendo con fuerza. Ignacio Martos Navarro es su presidente ejecutivo.

Son ustedes líderes en el mercado español en servicios de valoración, análisis y asesoramiento inmobiliario. Háblenos de estas tres líneas de negocio.
La valoración inmobiliaria es el corazón del negocio de Tinsa. Somos la mayor tasadora independiente de Europa y Latinoamérica. Además de tasación hipotecaria, realizamos valoraciones para todo tipo de finalidades (reparto de herencias, asesoramiento en compraventa, expropiaciones…) y bajo cualquier normativa internacional. Fuera del ámbito inmobiliario, nuestra filial Taxo es un referente en valoración de bienes muebles (maquinaria, joyas, obras de arte, embarcaciones, aviones…). En estos últimos años, se ha revelado un gran potencial en valoraciones de empresas, valoraciones contables y mercantiles, vinculadas a procesos concursales, a ampliaciones de capital y al nacimiento de las socimis, por ejemplo.
La valoración es el punto de partida del asesoramiento, que abarca un espectro muy amplio: desde informes sobre rentas de mercado, periciales hasta consultoría tributaria y energética. También realizamos estudios técnicos para impugnar plusvalías municipales o para calcular lucros cesantes.
Finalmente, nuestra actividad de análisis se nutre de la gran riqueza de la base de datos de Tinsa, que es la mayor del país, con más de cinco millones de valoraciones de todas las tipologías, desde suelo y viviendas hasta hoteles y centros comerciales. Además de informes para clientes y estudios de diversa índole, Tinsa elabora su propia estadística de vivienda Tinsa IMIE, que es una referencia a nivel nacional e internacional.

En el año 2014 facturaron 77,3 millones de euros. ¿Puede calificarlo de bueno? Y por cierto, ¿cómo han sobrellevado una crisis tan profunda como la que ha vivido el sector inmobiliario?
El año pasado fue el primero en registrar un crecimiento de la facturación desde que comenzó la crisis. Fue de casi un 10%, así que es una buena noticia, que esperemos se consolide en 2015.
Estos últimos siete años han sido muy duros. Como les ha ocurrido al resto de actores del sector inmobiliario, hemos tenido que ajustar nuestra estructura y presupuestos. Pero, por otro lado, la crisis ha representado una oportunidad para que la compañía se reinvente, se diversifique, tanto en lo referente a su oferta de servicios como desde el punto de vista geográfico. Tinsa ha pasado de tener un foco casi exclusivo en la tasación hipotecaria a dar soporte a todas las fases de inversión en un activo.
Además, la fuerte expansión en América nos ha permitido añadir un punto de estabilidad y equilibrio a nuestros resultados, ya que esos mercados tienen comportamientos diferentes al español. Por ello, seguimos apostando fuerte por nuestra expansión internacional.