Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 220 Abril de 2017

Gilles Trancart, director general de Lazard Frères Gestion y consejero delegado de Lazard LLC

Juan Comas

En Lazard Frères Gestion son especialistas en la gestión de activos y el asesoramiento en materia de inversión. Los orígenes del Grupo se remontan al año 1848 y son independientes, lo que les permite ofrecer soluciones de inversión a sus clientes institucionales a través de sus fondos o mandatos asesorados para clientes de banca privada, rama que por ahora sólo se lleva a cabo en Francia y Bélgica. “Lazard Frères Gestion gestiona alrededor de 17.900 millones de euros al 31 de marzo de 2015. Contamos con más de 150 empleados dedicados a clientes franceses e internacionales y estamos presentes en el conjunto de clases de activo”, indica Gilles Trancart, su director general y consejero delegado de Lazard LLC (casa madre de EE.UU.).

¿Qué caracteriza a Lazard Frères Gestion en el mercado?
Sin duda, nuestro profundo conocimiento de los mercados financieros y de las empresas, que se plasma en la selección que hacemos de forma prudente y responsable de las carteras, buscando siempre el beneficio de nuestros clientes.
Nuestra presencia internacional es otra de las claves que hacen de Lazard Frères Gestion un referente en el mercado europeo, apoyándose en las implantaciones del grupo en los principales centros financieros del mundo (Estados Unidos, Asia y Japón). Nuestro desarrollo europeo abarca ya ocho países para clientes institucionales.

Háblenos de la filosofía de LFG, es decir, alcance internacional, cultura de inversión, proceso, carteras, etc.
Nuestra filosofía está basada en cinco puntos claves e imprescindibles: Alcance global: desde el primer día, el Grupo Lazard es internacional, bajo una filosofía y metodología compartida por todos. En el caso de Lazard Frères Gestion, la gestión se lleva a cabo desde París con un equipo de desarrollo comercial a nivel internacional. Más de 150 personas integran la estructura de la gestora, guiados por un espíritu empresarial manteniendo una organización a escala humana.
Cultura de inversión prudente e independiente: prudente, por la dedicación exclusiva que hacemos a la gestión y que se caracteriza por el profundo conocimiento de las empresas, siguiendo una metodología exigente y constante contando con un modelo desarrollado en interno, al mismo tiempo que original. Todo ello sin olvidar una de las características que distingue nuestra firma: la estabilidad de nuestros equipos profesionales, integrados por gestores/analistas, funciones soporte y comerciales.
Análisis macroeconómico y estratégico interno: la integración de una lectura cuidadosa del escenario macroeconómico y el análisis del ciclo a lo largo de todo el proceso de inversión, forma la columna vertebral de nuestra gestión. Contamos, en Lazard Frères Gestion, con un equipo especialmente dedicado al seguimiento de los diferentes indicadores macroeconómicos. Nuestro director de inversión institucional es también jefe economista de la casa, asegurándonos así la correcta implementación del escenario macroeconómico en las diferentes gestiones.
Proceso de gestión basado en el análisis y conocimiento de las empresas: nuestra gestión es activa y fundamental e integra un modelo original que favorece la toma de decisiones: el modelo de gestor-analista. Creemos que las decisiones de inversión son más eficientes cuando aquellos que analizan también deciden. Esta división del Grupo Lazard gestiona más de 18.000 millones de euros a día de hoy.

¿Cuáles son sus perspectivas para 2015? ¿Cómo cree que se comportará el mercado en 2016?
El crecimiento del patrimonio gestionado por Lazard Frères Gestión demuestra la confianza de nuestros clientes en la gestión que ofrecemos y el éxito de este modelo. La contribución del desarrollo internacional ha tenido un papel importante en esta evolución y 2015 será de nuevo un año excelente.
En cuanto a la coyuntura económica en 2016: aunque el año 2015 haya sido caracterizado por un incremento de la volatilidad, la mejora de la economía debería reflejarse en buenas rentabilidades para los mercados de renta variable. El efecto divisas tendrá un impacto en las publicaciones de resultados y, por lo tanto, en el incremento de los beneficios, lo que supondrá este año un factor positivo para la renta variable de la zona euro. La esperada subida de tipos de la reserva federal debería impulsar el ascenso de tipos a largo plazo en Estados Unidos, lo que impactaría en el resto del mundo. El vigor de Estados Unidos llevará a la reserva federal a incrementar sus tipos, como acabo de mencionar, en esta segunda mitad de 2015. Por otro lado, el Banco Central Europeo se ha unido al Banco de Japón poniendo en marcha un plan de QE. La creciente diferencia entre las políticas monetarias debería llevar al euro a continuar su descenso y, por lo tanto, a mejorar la economía de la zona euro.
La fuerte caída del precio del petróleo, a pesar de ser fuente de volatilidad en los mercados, es un factor positivo para la economía global, cuyo impacto nos parece que aún está subestimado.
La zona euro, después de un 2015 marcado por un fuerte riesgo político, debería beneficiarse de este repunte del contexto económico. Precisamente, nuestra preferencia actual se dirige hacia la renta variable de la zona euro. Creemos que la progresión procederá principalmente de la mejora de la dinámica de resultados de las empresas impulsada por tres factores: la mejora de las condiciones macroeconómicas en Europa; la caída del euro; el potencial de rentabilidad de las empresas.