Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 223 Julio-Agosto de 2017

Julio Arce Hamelink, consejero delegado de Schindler España y Portugal

Juan Comas

El Grupo Schindler nació bajo el nombre de Empresa de Ascensores Schindler en 1874. En 1900, se construye la fábrica de Lucerna y, desde entonces, Schindler se ha destacado siempre por ser una empresa pionera y la responsable de revoluciones tecnológicas en el sector.
El primer hito de Schindler que revolucionó la historia del transporte vertical tuvo lugar en 1956, año en el que desarrolló el primer elevador del mundo con corriente alterna controlado electrónicamente. En 1980, Schindler firmó la primera “joint-venture” de una empresa industrial occidental en China; CSE China Schindler Elevators, y en 1981, fueron pioneros mundiales en el sistema de gestión de tráfico, gracias al desarrollo de maniobras con microprocesador y de la tecnología Miconic.
Ya en 1993, se convirtieron en el número uno mundial en el negocio de escaleras mecánicas. En 1997, lanzaron el Schindler Mobile, el primer ascensor del mundo sin cuarto de máquinas, posteriormente el Schindler Smart, y tan sólo tres años más tarde, en el año 2000, desarrollaron el primer ascensor con cables sintéticos.
En 2003, Schindler reafirmó su apuesta por los nuevos talentos con la creación del Schindler Award, un concurso para estudiantes de arquitectura, paisajismo, diseño y planificación urbana, donde se les pide que presenten conceptos novedosos de formas urbanas relacionadas con la movilidad, como respuesta al cambio urbano global.
Además, Schindler, en su afán por aportar soluciones eficientes a la sociedad en su conjunto, en 2011 se convirtió en patrocinador principal del proyecto Solar Impulse, el avión que vuela con energía solar. Finalmente, el último de sus grandes hitos se trata de la apertura de la nueva fábrica en Pune, India, basada en la última tecnología respetuosa con el medio ambiente y la cual reafirma su claro compromiso con la orientación al cliente, la sostenibilidad y el crecimiento. 

¿Qué características tiene actualmente el mercado de la elevación en España?
Tras unos años de caída del volumen de mercado, parece que se está produciendo una recuperación del sector inmobiliario y de la demanda de vivienda nueva, debido principalmente a las mejores expectativas económicas, el aumento del empleo y la recuperación del crédito barato. En la primera mitad del año, hemos notado que algunos de los proyectos que estaban parados se están reactivando y, de forma aún tímida, se están lanzando otros nuevos. Sin embargo, estamos notando también una cierta deceleración que atribuimos a la situación de incertidumbre política que vive el país en este momento. Confiamos en que el resultado de las próximas elecciones permita la estabilidad suficiente que anime a los inversores a proseguir con la senda de recuperación.
Por otro lado, la existencia de un gran parque de edificios antiguos en nuestro país hace que todavía haya cerca de 900.000 edificios sin ascensor, y que haya una demanda creciente de rehabilitaciones de estos edificios, ya que se exige más accesibilidad conforme va envejeciendo la población, así como de más confort.

¿Cuáles son los avances que se están produciendo en el sector de la elevación?
El diseño y las prestaciones de los ascensores han evolucionado con el objetivo de alcanzar la excelencia en la gestión de tráfico. La reducción energética y un servicio más rápido, eficaz y seguro, son los objetivos que priman actualmente. En Schindler contamos con una larga trayectoria de investigación y desarrollo de nuevas medidas de cuidado y respeto del medio ambiente, así como de tecnologías punteras que faciliten el tránsito de personas en los edificios.
En las nuevas líneas de productos de ascensores Schindler obtienen una clasificación “A” de uso eficiente de la energía en virtud de la norma VDI4707, y, por tanto, se encuentran entre aquellos ascensores con consumo de energía más eficiente en el mercado. Estos productos llevan una tecnología de recuperación de energía, motores magnéticos sin engranajes de consumo eficiente de energía y componentes ligeros, así como iluminación LED y modo de espera.
Para una mejor gestión del tráfico y mayor seguridad del edificio, Schindler ha desarrollado una aplicación para smartphones, myPORT. Cualquier ocupante del edificio que tenga instalada myPORT, sólo tiene que desbloquear su smartphone y mostrárselo al lector, que comprueba que el usuario del smartphone realmente está autorizado para acceder al edificio. Los ocupantes pueden utilizar la aplicación myPORT no sólo para abrir puertas, sino también para llamar a ascensores pre-programados, e incluso pueden otorgar a las visitas el acceso aunque no hayan instalado la aplicación myPORT.
Además, gracias a la tecnología desarrollada en Solar Impulse y a la constante investigación de los técnicos de Schindler, hemos desarrollado un ascensor movido tan sólo por energía solar. El prototipo, ya en funcionamiento, instalado en Barcelona, ha suscitado las reacciones más positivas en los clientes.