Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 220 Abril de 2017

Young Soo Kim, presidente de Samsung España

Juan Comas

Samsung fue fundada por Byung-Chull Lee, en Taegu -una de las ciudades más importantes del sureste de Corea del Sur-, en 1938, con un capital de 30.000 wones (24 euros). En sus inicios, el negocio de Samsung se centró en la exportación a las regiones chinas de Manchuria y Beijing de productos frescos como pescado, frutas y verduras. Tras la guerra de Corea, la compañía se reinventó por primera vez y entró en nuevos sectores como el textil o la refinería de azúcar. En menos de una década, Samsung (que en coreano significa “tres estrellas”) tenía ya sus propios molinos de harina y máquinas de repostería, con fabricación y venta propias.

Fue a finales de la década de los 60 cuando se crea Samsung Electronics, iniciando su carrera de éxito en la industria de la electrónica de consumo. En seis décadas, han pasado de 40 a más de 300.000 empleados en todo el mundo.

¿Cuáles han sido los principales hitos de Samsung en estos años de existencia?
Gracias a la innovación continua por la que siempre hemos apostado, Samsung ha podido ser pionera en muchos momentos clave para la industria tecnológica. Por ejemplo, fuimos el primer fabricante del mundo en comercializar un reproductor móvil MP3, el primer móvil con pantalla LCD en color, también fuimos los primeros en diseñar la pantalla curva en un smartphone, el primer televisor digital, el primer Smart TV o, recientemente, el primer televisor que reproduce el 100% del espectro de color (Samsung QLED TV) gracias a nuestra tecnología de nanocristales Quantum dot.
El área de semiconductores y memorias ha sido otro de los campos en los que más ha destacado Samsung y que nos ha permitido además avanzar en otros segmentos relacionados. Por ejemplo, la memoria dinámica de acceso aleatorio (DRAM), en cuyo desarrollo Samsung también fue pionero, es un elemento esencial en la mayoría de los dispositivos digitales, tanto televisores como móviles y PCs. Millones de smartphones en todo el mundo -no sólo de Samsung sino también de otros fabricantes- tienen en su interior nuestros chips DRAM.

Samsung es una de las grandes corporaciones coreanas. ¿Cuáles son sus grandes líneas de negocio, dónde se encuentran sus factorías y cuáles son sus grandes cifras, o sea, volumen de negocio, empleados, países, etc.?
Como líder tecnológico mundial, Samsung Electronics está transformando campos tan diversos como el de los televisores, smartphones, dispositivos wearables, tablets, electrodomésticos, sistemas de redes, dispositivos médicos, semiconductores y soluciones LED. Lideramos también el espacio creciente del Internet de las Cosas (IoT), con iniciativas como Smart Home y Digital Health.
Nuestra plantilla actual está formada por más de 300.000 empleados en 80 países. En Europa, una región crítica para la compañía, damos empleo a 14.000 personas y estamos presentes en 34 países. Uno de cada tres smartphones vendidos en Europa está fabricado por Samsung, y más de un tercio de los europeos posee un televisor de la marca. Disponemos de seis centros internacionales de diseño, 34 centros de I+D y 38 plantas de fabricación en todo el mundo.
Nuestros ingresos en 2016 alcanzaron los 177.040 millones de dólares, de los cuales dedicamos 12.375 millones de dólares al presupuesto de I+D. Por cuota de mercado, somos número uno mundial en televisores, smartphones, frigoríficos, pantallas profesionales y memorias. Ocupamos el puesto décimo tercero en la lista Global 500 de Fortune.

¿Qué supone la innovación para Samsung?
La innovación está en el ADN de la compañía y es el motor que nos mueve para crear un futuro mejor. Muchos de los desarrollos pioneros que hemos llevado al mercado han nacido de nuestro compromiso con la inversión en I+D. En 2016, invertimos alrededor de 12.375 millones de dólares en I+D -casi 40 millones de dólares diarios- para investigar y desarrollar las tecnologías del futuro. El 25% de nuestra plantilla (69.000 empleados) está dedicado a actividades de I+D.
El compromiso con la innovación de Samsung ha sido reconocido en numerosas ocasiones, como el quinto puesto en el ranking de compañías más innovadoras de Boston Consulting Group o el segundo puesto entre las compañías más innovadoras del espacio IoT en 2015. El grupo Samsung ocupa el primer lugar en presentación de patentes en Estados Unidos y en Europa.
Para favorecer que surjan las nuevas ideas, Samsung apoya la diversidad y la creatividad tanto dentro como fuera de la compañía, con importantes inversiones no sólo desde nuestro centro de Innovación y Estrategia ubicado en Silicon Valley, sino también de los 34 centros repartidos por todo el mundo, que se nutren del conocimiento global.
Cabe destacar, finalmente, el foco de Samsung en la innovación en diseño, clave para ofrecer a los usuarios de tecnología la mejor experiencia posible: intuitiva, natural y que conecte emocionalmente al usuario con el producto.

Internet of Things se presenta como uno de los grandes hitos de los próximos años. Parece que Samsung tiene mucho que decir en esta área. ¿Es así?
Efectivamente, el Internet de las Cosas es una de nuestras áreas clave y en las que estamos destinados a jugar un papel decisivo. Hay que tener en cuenta que el peso de Samsung en el mercado mundial de consumo es enorme (sólo en 2015, vendimos más de 665 millones de productos a consumidores de todo el mundo), por lo que nuestra posición en el ecosistema IoT global es crítica. Samsung posee una experiencia y know-how únicos en todos los niveles del IoT, desde los dispositivos a los componentes, especialmente, semiconductores y sensores.
Hemos participado hasta el momento en las principales iniciativas de la industria para unir esfuerzos con otras compañías e impulsar la interoperabilidad en el espacio IoT. Nuestro compromiso es que en 2019 todos los nuevos productos de Samsung que salgan al mercado estén preparados para el IoT.