Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 234 Julio-Agosto de 2018

Antonella Pucarelli, directora general adjunta de IKEA España

Roberto Castro

Los inicios de IKEA se remontan a 1943 en Suecia, que fue puesta en marcha por Ingvar Teodor Kamprad, fallecido el 27 de enero de 2018. La visión e idea de negocio de IKEA nace en sus orígenes, en una región del sudeste de Suecia llamada Småland. Una región agrícola donde nació su fundador, Ingvar, en una época complicada, de trabajo duro y escasez. Su infancia en una Suecia rural y pobre marcó su carácter y ha impregnado el espíritu de la compañía y el sentido de su visión de “crear un mejor día a día para la mayoría de las personas”.

¿Qué tipos de productos comercializan, hasta qué punto los fabrican y cuál es su cadena de valor?
Hay algo que hace a IKEA diferente y única: nuestra idea de negocio, que se basa en ofrecer productos de diseño, de calidad, sostenibles, funcionales a un precio asequible para la mayoría de las personas, dentro de lo que llamamos nuestro “diseño democrático”. Con él nos hemos convertido en líderes y referentes de la decoración, siendo un actor relevante para nuestros clientes y diferenciándonos del resto de actores en nuestro sector.
Somos únicos porque hacemos todo desde el inicio hasta el fin. Diseñamos el producto y asumimos las responsabilidades que conlleva, ya desde la selección de materiales, que deben ser 100% responsables con el planeta y las personas.
Utilizamos madera y algodón certificados que provienen de bosques y cultivos sostenibles y plásticos reciclados, y promovemos un uso responsable del agua dentro y fuera de nuestro círculo de operaciones. Nos esforzamos porque estas operaciones tengan el mejor impacto posible en el entorno. Gracias a nuestro paquete plano, algo muy característico también de IKEA, transportamos más mercancía en menos camiones y reducimos su impacto en el medio ambiente. Es un compromiso muy importante para nosotros y por eso lo compartimos también con nuestros proveedores. Gracias a nuestro código de conducta IWAY nos aseguramos de que todos ellos se ajustan a nuestros valores y desarrollan políticas adecuadas y sostenibles con el planeta y la gestión de personas. Sólo vamos de la mano de proveedores que estén en esta línea.
En IKEA no vendemos productos, vendemos soluciones. Pensamos en gente real, en sus necesidades, visitamos sus hogares para conocer cuáles son, estudiamos sus sueños, vemos cómo viven… Por todo esto nuestros productos son únicos, firmados por IKEA, hechos por nuestros diseñadores e inspirados en las personas. La colaboración con diseñadores externos nos aporta una nueva dimensión a nuestro diseño, Un claro ejemplo este año ha sido la colección OMEDELBAR, creada por Bea Åkerlund y que nos ha permitido entrar en el nicho de la moda, o DELAKTIG, junto con Tom Dixon.
Con nuestras más de 9.000 referencias en surtido y las casi 2.000 novedades que lanzamos cada año, nos situamos cerca de las necesidades y deseos de las personas.

¿Cómo será la “tienda del futuro IKEA”, que van a abrir este verano en la calle Goya de Madrid?
Es un nuevo reto para nosotros y un paso más en la tendencia que ya comenzamos el pasado año para acercarnos al centro y ser más accesibles. La abriremos este verano con un nuevo formato centrado en el área de salones, una inversión de 6 millones de euros y la creación de 60 empleos directos.
La tienda contará con alrededor de 2.000 metros cuadrados que permitirán albergar aproximadamente 1.000 referencias de muebles y complementos relacionados con todas las funciones del salón.
Al hilo de lo que avanzaba sobre la posición estratégica que juega España dentro del grupo, Madrid es una de las ciudades elegidas junto con Londres, Nueva York, Estocolmo, Viena y Shanghái para estudiar cómo serán en el futuro los espacios IKEA y poder exportar las conclusiones al resto de mercados; la tienda de Goya convertirá a Madrid en mercado pionero.