Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 234 Julio-Agosto de 2018

Juan Carrasco Hinojosa, consejero delegado de INNOFUND

Paloma Sastre

INNOFUND nace con el objetivo de apoyar a las empresas innovadoras en su proceso de creación y crecimiento con servicios de búsqueda de financiación, alineados con la realidad de mercado que viven durante los distintos ciclos de vida de su negocio, incrementando así su productividad.

En enero de 2018 INNOFUND es adquirido por el Grupo IDEL. ¿Qué ventajas competitivas tienen ustedes ahora y que antes de la fusión no tenían?
IDEL es una consultora internacional con 25 años de experiencia en gestión de fondos públicos destinados a la administración. Por tanto, el matrimonio IDEL-INNOFUND parte del siguiente enfoque estratégico: aprovechar la experiencia en este tipo de operaciones para poder ampliar la oferta de soluciones a la empresa privada.
Gracias a esta unión, nuestra marca forma parte de un grupo de reconocido prestigio con mejor acceso a potenciales clientes y colaboradores. Además, se ha constituido un Consejo de Administración que goza de perfiles de gran experiencia en distintos ámbitos, muy implicado en potenciar el crecimiento y la expansión de INNOFUND.
Por último, se ha reforzado el equipo con efectivos de primer nivel con el objetivo de ofrecer un mayor número de alternativas a nuestros clientes.

¿Cuál es su modelo de negocio y tipología de clientes?
Apostamos por ofrecer un modelo de negocio a éxito, donde nuestros intereses y los de nuestros clientes estén 100% alineados. Así, eliminamos barreras comerciales y es más fácil ganarse la confianza de potenciales clientes. Gracias a esta decisión, captamos desde muy pronto una buena base de clientes. Actualmente, debido a que hemos diversificado la tipología de operaciones, también tenemos modelos de negocio mixtos (con retribución fija y variable) para operaciones especialmente complejas.
En cuanto a la tipología de clientes, nos enfocamos hacia toda empresa que realice actividades de Investigación, Desarrollo o innovación (I+D+i), independientemente de su fase de vida. Según el informe COTEC 2017 (que refleja la situación de la I+D+i en España desde 1996) en España serían unas 16.000.

Tienen tres líneas de negocio u oportunidades de colaboración. Detállenos lo esencial de cada una de ellas.
Financiación de la I+D+i: Partimos de un análisis exhaustivo de la empresa e identificamos las oportunidades de financiación que mejor se adapten a sus necesidades con el objetivo fundamental de ofrecer el coste promedio ponderado de los recursos más eficiente posible. Tras este proceso, ofrecemos acompañamiento y apoyo hasta la captación de los fondos.
Transferencias de crédito fiscal: En este tipo de operaciones participan dos perfiles de empresas: la empresa de I+D, que debido a su actividad genera crédito fiscal (artículo 35 de la Ley de Impuesto de Sociedades) que no puede absorber al encontrarse en pérdidas. El inversor, empresa de cualquier sector que genera cuota de Impuesto de Sociedades y está interesado en aplicarse dicha deducción a un precio de descuento. Por tanto, se trata de ofrecer una vía adicional de financiación privada para los proyectos de I+D.
Oficina de proyectos I+D+i: Está enfocado a crear equipos competentes en entidades/agrupaciones para ofrecer servicios de búsqueda de financiación para sus empresas/socios. Esta solución tiene dos niveles de servicio: “Presencial”: se pone a disposición de las entidades el personal en función de las necesidades identificadas dedicado a tiempo completo a ofrecer la solución INNOFUND de “Financiación a la I+D+i” a las empresas de la agrupación.
“Formación”: se realiza una formación exhaustiva sobre: los instrumentos de financiación pública a nivel nacional y europeo para las empresas; estudio de entidades de capital riesgo y business angels.