Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 236 Octubre de 2018

Ramón Mayo González, presidente de fundación SEUR

Carmen Peñalver

La preocupación social de SEUR nace con su creación como empresa y su vocación de liderazgo en el sector del transporte urgente. Desde su Consejo de Administración se ha venido apoyando constantemente la acción social, poniendo su actividad profesional y empresarial a disposición de los más desfavorecidos.
En el año 2004 se decide crear la Fundación SEUR dotándola de unos órganos de gobierno independientes que, encuadrados en la RSC de la compañía, potenciaran la acción social y obtuvieran los resultados deseados. La primera y principal misión fue implicar a un Patronato totalmente activo y comprometido y desde ahí extender la actividad a cada local de la compañía, a cada unidad de negocio y a cada persona.
Desde entonces se puede afirmar sin temor a equivocarse que las más de 7.000 personas que forman parte de su Red en España, Portugal y Andorra están involucradas en las acciones de la Fundación SEUR, llegándose a crear un orgullo de pertenencia y colaboración poco habitual en fundaciones de empresas privadas.

Fundación SEUR se creó en 2004. ¿Quiénes fueron sus impulsores y con qué objetivos y fines concretos se puso en marcha?
Fundación SEUR fue creada por la dirección ejecutiva de SEUR en 2004 con el objetivo de coordinar y unificar las innumerables acciones solidarias que se llevaban a cabo desde las distintas unidades de negocio de toda la Red. Desde entonces, nos hemos posicionado como un referente en logística solidaria con un compromiso firme de ayuda a los más necesitados y, en concreto, a favor de la infancia. Gracias a la solidaridad de los profesionales que conforman la Fundación, y a sus voluntarios, llevamos desarrollando proyectos benéficos desde 2004 en países como España, Chile, Haití o Mozambique.

¿Con qué estructura cuenta actualmente la Fundación y cuáles son sus órganos de gobierno?
Fundación SEUR está regida por un Patronato formado por 19 miembros y son cuatro las personas que conforman la Comisión Permanente, encargadas de gestionar el trabajo diario. Se encargan de la administración, logística, estudio y desarrollo de los diferentes proyectos, así como la coordinación de los numerosos voluntarios con los que contamos, más la colaboración incondicional de toda la plantilla de SEUR.

¿Hasta qué punto es importante en una organización de este tipo el Patronato y qué perfiles profesionales tienen sus miembros?
Nuestro Patronato es la columna vertebral de la Fundación. Cada patrono pone a disposición de la organización su experiencia profesional, y según su área de trabajo da apoyo a las diferentes áreas por las que está formada Fundación SEUR: Tecnología, Ingeniería, Sistemas de Información, Finanzas, Logística, Comunicación, Asesoría Legal, etc. De esta forma, ponen a nuestra disposición sus conocimientos y experiencia gracias a los cuales podemos conseguir alcanzar siempre nuestros objetivos, algo que nos permite ser cada vez más ambiciosos y desarrollar nuevos proyectos todos los años.

¿Cuáles son sus principales áreas de actuación y qué presupuesto dedicaron en 2017? ¿Esperan incrementarlo a lo largo de este año?
Nuestra principal área de actuación es la logística solidaria enfocada sobre todo a la infancia más desprotegida, donde se enmarca nuestro proyecto más importante, “Tapones para una nueva vida”®, con el que desde su puesta en marcha en 2011 hemos conseguido ayudar a 147 menores, para los que se han recogido 4.746 toneladas de tapones por un valor de 1.045.949,22 de euros. Además, todos los años realizamos el transporte de alimentos a los diferentes bancos de este tipo de productos, así como a las organizaciones encargadas de distribuirlos. Nuestra logística solidaria está también al servicio de diferentes colectivos, como los refugiados establecidos en varias zonas de Europa, coordinando la distribución entre las entidades donantes hasta las plataformas de salida situadas en diferentes puntos de la geografía española.
Nuestro presupuesto en 2017 superó los 280.000 euros, de los que un 22,8% se destinaron a la infancia, un 10,8% a proyectos internos y un 66,4% a colectivos desfavorecidos. Un presupuesto que esperamos siga creciendo durante este año 2018, para así seguir ayudando a más personas.