Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 245 Julio-Agosto de 2019

Carlos Entrena Palomero, presidente del Club Liberal Español

Carmen Peñalver

El 12 de febrero de 2007 se constituyó el Club Liberal Español por un grupo de liberales españoles para propugnar la libertad política, civil, individual, económica y de empresa, o lo que es lo mismo el Estado de Derecho.
“Nacimos para defendernos de quienes desprecian la libertad y pretenden imponer su realidad totalitaria. Estamos constituidos como Asociación al amparo de la ley orgánica 1/2002 de 22 de marzo, y nos mantenemos exclusivamente con las cuotas de los asociados”, explica su presidente, Carlos Entrena Palomero.
Entre sus impulsores cabe citar, a Javier Pérez Bustamante, recientemente fallecido, a Juan Iranzo, José María Montoto, Manuel Pino, Carlos Rodríguez Braun, Pedro Schwartz…

¿Cuál es “el único fin del mismo”?
El objetivo fundamental al que aspira el Club Liberal Español es alcanzar y defender la libertad individual, en todas sus facetas. Ello exige que la convivencia ciudadana (somos ciudadanos y no súbditos) se desarrolle bajo el principio de respeto a la ley y de igualdad ante la ley, sin que sea admisible “superioridad” alguna entre las personas por razón de raza, sexo, lengua, religión o cualquier otra circunstancia. Enemigos de la libertad individual son los comunismos, que desprecian la libertad individual y los nacionalismos que pretenden imponer una supuesta superioridad de unas personas respecto a otras personas. Para colmo, la legislación española ha sido invadida por las llamadas leyes “de género” que son procedimientos para acabar con la igualdad ante la ley privilegiando factores de identidad y circunstancias ligadas al sexo. La igualdad ante la ley y la presunción de inocencia son principios jurídicos esenciales en una sociedad democrática que no pueden ser limitados por ninguna ley.
La libertad es como un poliedro con varias caras. No sólo defendemos la libertad económica.  La libertad implica el respeto a la integridad física y moral de cada persona, y hay muchas facetas de la libertad; así, la libertad de expresión (ahora atacada por una insufrible corrección política), la libertad religiosa, de movimiento personal, la propiedad privada (que no quepan las nacionalizaciones o expropiaciones arbitrarias) y la libre iniciativa empresarial como factor que permite al individuo el desarrollo de su proyecto personal y profesional. Reconocer la libertad de empresa permite crear, ganar y ahorrar; genera riqueza en el país y crea empleo.

¿Desde cuándo es usted su presidente y con qué objetivos?
Soy presidente desde febrero de 2011. Pretendo que el Club sea un animador (influencer) en la defensa de la libertad, de la igualdad ante la ley y del cumplimiento del Estado de Derecho para poder convivir democráticamente. España responde a un modelo de Estado de Bienestar avanzado con amplias prestaciones y excesivas ayudas y subvenciones que puede facilitar una forma de vida acomodada a personas sin ambición personal; por eso es importante recordar que la libertad individual y la creatividad individual y empresarial producen una gran satisfacción personal y, además, son trascendentales para el crecimiento económico y la creación de empleo en cualquier país. Por supuesto, creemos que hay que ayudar al débil o enfermo.
Por el mero hecho de hablar de libertad y difundir este concepto en nuestros actos, seminarios y conferencias, me doy por satisfecho.  La palabra libertad es una palabra que hay que repetir y recordar constantemente, pues sufrimos a diario y desde casi todos los medios de comunicación, una gran presión antiliberal; a los comunistas, podemitas y a los socialistas les gusta hacer ingeniería social modelando la sociedad, jugar con las personas y decirnos lo que pensar hacer o no hacer, como ir a los toros o de caza. Se ve que han olvidado el fracaso histórico del comunismo, eso, conviene recordárselo.