Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 249 Diciembre de 2019

Juan Luis Ramírez Belaustegui, socio fundador de Portobello Capital

Carmen Peñalver

Los mismos socios principales que gestionaban los fondos de Inversiones Ibersuizas, Iñigo Sánchez Asiain, Ramón Cerdeiras, Luis Peñarrocha, Fernando Chinchurreta y Juan Luis Ramírez Belaustegui, constituyeron en 2010 Portobello Capital para continuar con la gestión de dichos fondos, que a partir de 2011 pasaron a denominarse Portobello Capital Fondo I y II. En 2014 consiguieron abrir el primer fondo español levantado tras la crisis, Portobello Capital Fondo III de 375 millones, en 2015 fueron pioneros en un tipo de “operación secundaria” muy compleja e imaginativa, que dio lugar al fondo Portobello Secondary Fund I por importe de 422 millones, y en 2018 han levantado su Fondo IV por valor de 600 millones, que es el Fondo español de Capital Privado mayor que existe en la actualidad.

¿Qué es el Capital Privado y por qué las empresas que reciben financiación de este tipo son más solventes y sostenibles?
El Capital Privado es un tipo de actividad financiera muy flexible, que invierte el capital que sus inversores le han confiado, en empresas no cotizadas, generalmente con elevado potencial de crecimiento. Realiza una aportación de capital temporal en las empresas en las que invierte e impulsa su crecimiento y potencia su valor, participando activamente en la gestión de estas. Cuando la inversión ha madurado (la empresa ha consolidado el Plan de Negocio previsto), la entidad de Capital Privado desinvierte, obteniendo un beneficio o retorno, que reparte entre sus inversores. Los fondos provienen mayoritariamente de los grandes inversores a largo plazo, fundamentalmente Fondos de Pensiones y Compañías de Seguros, que cada vez más dedican una parte relevante de sus carteras a la inversión en Capital Privado.
Una entidad de Capital Privado aporta a la empresa recursos, profesionalización y experiencia en el diseño de nuevas estrategias de creación de valor. Financia la inversión y el crecimiento, como consecuencia promueve intensamente la creación de empleo y finalmente mejora sus resultados, lo cual redunda en pagar mayores impuestos a la Administración. Además, esa creación de valor finalmente genera gran rentabilidad a sus inversores.
Recientemente, ASCRI, la patronal del Sector de Capital Privado, encargó a la Universidad Complutense de Madrid un estudio de comparación durante los últimos 15 años, entre empresas que tenían o habían tenido como accionistas gestoras de Capital Privado y empresas que no. Los resultados fueron arrolladoramente favorables a las primeras, en cuanto a crecimiento de las ventas (+19%), crecimiento del empleo (33%), y crecimiento del EBITDA (52%).

¿Qué sectores de la economía española recibieron en 2017 el mayor volumen de inversión?
En 2017, como todos los años, gana el sector de Tecnología/Informática en número de operaciones; en general son inversiones del Venture Capital en empresas que están empezando y tienen todavía una dimensión pequeña. Sin embargo, en volumen de inversión, que es la cifra más relevante, el primer sector fue Productos de Consumo con un 30%, seguido de Hostelería/Ocio con un 22% y Transporte con un 17%. Los datos de 2018, que son magníficos en cuanto a volumen de inversión del Capital Privado, todavía no están recopilados, pero no creo que varíen mucho los sectores tras ver los primeros datos preliminares.
En España, la ventaja para el Capital Privado es que casi todos los sectores están aún muy fragmentados, con pymes muy pequeñas -en media 49 empleados contra 250 que tienen las pymes alemanas, por ejemplo-, y por ello con dificultad para competir con otras empresas europeas de mayor tamaño. Esto nos ofrece muchas oportunidades de crear valor impulsando la consolidación de estos sectores a través de estrategias de buy & build o adquisición y fusión de empresas pequeñas, con el objetivo de crear una mayor que pueda codearse con sus competidores externos y crecer internacionalmente.



A día de hoy, ¿qué vías de financiación emplean las empresas de Capital Privado con el fin de ejecutar sus inversiones?
El crédito bancario a largo plazo sigue siendo la principal fuente de financiación, aunque cada vez vemos más Fondos de Deuda prestándonos dinero para nuestras adquisiciones y refinanciaciones, tanto acompañando a los Bancos en tramos más junior, o incluso en solitario prestando la totalidad de la deuda. Estos Fondos también están ofreciendo soluciones “híbridas” de deuda y capital y “Mezzanine”. En menor medida también utilizamos Emisiones de Bonos, si bien esta modalidad es poco frecuente en las operaciones pequeñas o medianas y sólo tienen una participación relevante en operaciones de financiación superiores a los 250 millones.