Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 249 Diciembre de 2019

María Teresa Gómez Condado, directora general de AMETIC


Juan Comas

Patronal representativa de la industria tecnológica digital en España. Sus asociados son empresas de todos los tamaños e incluyen grandes compañías globales de TI, Telecomunicaciones, Electrónica, Servicios y Contenidos Digitales, empresas líderes en transformación digital, así como asociaciones del sector. Consideran prioritario defender, impulsar y aprovechar las oportunidades de reindustrialización que la digitalización y la industria conectada ofrecen. Reclaman a las Administraciones Públicas la puesta en marcha de proyectos tractores y planes de apoyo al desarrollo de las tecnologías habilitadoras. Creen que es esencial que la Agenda Digital tenga reflejo en los Presupuestos Generales del Estado.  Además, van a seguir trabajando en el desarrollo de talento digital y en el fomento de la innovación como factor clave de la competitividad y el crecimiento empresarial.

¿En qué momento se encuentra AMETIC?
Cerramos un año con grandes progresos en todos los campos. Tenemos 40 años de historia, pero en 2018 la evolución ha sido muy positiva, incorporando 57 nuevos asociados. AMETIC representa a más de 3.000 empresas de todos los tamaños e indirectamente a más de 18.000. Nos hemos abierto a nuevos sectores a los que la tecnología está transformando y hemos consolidado nuevos foros de discusión y debate que son referentes en el sector. Así que estamos muy satisfechos.

¿Cuál es el balance de su año y medio al frente de esta patronal?
Me incorporé a AMETIC en mayo de 2017, cuando la asociación sufría, como todo el mundo sabe, una importante crisis. Mi principal reto ha sido modernizar la estructura y el funcionamiento de la organización, para dar un mejor servicio a los asociados. Estamos centrando nuestro trabajo en 19 comisiones que abordan los temas más relevantes del momento en dos campos: los ecosistemas claves del mundo digital como ciudades y territorios inteligentes, industria 4.0, movilidad sostenible y vehículo conectado, salud digital, talento digital; y las tecnologías habilitadoras: blockchain, ciberseguridad, Cloud Computing, inteligencia artificial, big data…, etc. El equipo que dirijo es muy profesional y está motivado en esta nueva etapa. Después de un intenso trabajo, mi balance es altamente satisfactorio.

¿Qué novedades introducen los nuevos Estatutos?
La aprobación de unos nuevos Estatutos fue uno de los objetivos más importantes que nos fijamos para 2018. Después de un debate basado en el consenso, en la Asamblea General de julio del pasado año, se aprobaron por unanimidad de todos los socios.   
Los nuevos Estatutos buscan modernizar el funcionamiento de la asociación mediante la simplificación de la estructura del Gobierno Corporativo y la mejora de la representación de los asociados en la Junta Directiva; igualmente pretenden aumentar la transparencia en la toma de decisiones, enriquecer la forma de trabajar al eliminar cargas administrativas y simplificar la toma de decisiones. Una novedad a destacar es que la Junta Directiva es la que nombra a los cargos directivos.
Tras la celebración de las elecciones, la reelección de Pedro Mier al frente de la patronal supone una ratificación de la gestión realizada en los dos últimos años.

¿Cuál es su opinión sobre la situación del sector tecnológico en España?
La facturación del sector TI creció en España un 6,4 % en 2017 y roza los 25.000 millones, según datos recogidos por AMETIC. El sector de las TI evoluciona positivamente; 2018 será el quinto año consecutivo de crecimiento de la industria. El segmento de Servicios TI fue el que más progresó (7,2%), seguido del segmento Software (5,4%) y Hardware (4,5%). El empleo directo TI se eleva hasta los 216.800 trabajadores, un 6% más. El desarrollo de la economía, la aceleración de la incorporación de las tecnologías al ámbito profesional y personal, y la aún incipiente transformación digital del tejido empresarial español son los pilares básicos de este crecimiento.

Profundicemos en la revolución digital de la que todo el mundo habla. ¿En qué consiste?
Consiste en la digitalización de todos los procesos económicos. Combina técnicas avanzadas de producción y operaciones con tecnologías inteligentes que interactúan con las personas en las diferentes organizaciones. La integración digital de la información desde diferentes fuentes y localizaciones permite llevar a cabo negocios en un ciclo continuo, con un flujo constante de información y relaciones entre los mundos físicos y digitales. Acostumbrados a los datos y las comunicaciones lineales, el cambio que supone esta nueva revolución industrial -proporcionando acceso en tiempo real a los datos y la inteligencia de negocio- está transformando la forma en que se llevan a cabo todos los negocios. Los cambios, por tanto, no afectan sólo al sector tecnológico, sino a empresas de todos los sectores, a todos los procesos, a toda la organización de la empresa. Es una revolución muy vertiginosa donde el elemento crítico son las personas que tienen que convivir con las máquinas y con avanzadas tecnologías. Esto exige reinventar las organizaciones y la cultura existente en ellas.