Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 249 Diciembre de 2019

Luis Fernando Álvarez Gascón, vicepresidente del Foro de Empresas Innovadoras

Manuel de los Santos

El Foro de Empresas Innovadoras es una asociación sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es impulsar la cultura innovadora en el tejido empresarial, en la universidad, en las Administraciones Públicas y, en general, en todos los ámbitos relacionados con la generación del conocimiento, constituida como plataforma de cooperación entre la universidad y la empresa en los campos de investigación, el desarrollo y la innovación.
La necesidad de mejorar la colaboración entre los mundos empresarial y universitario no es una preocupación nueva, por el contrario es una idea madura y asumida por todos que, sin embargo, la sociedad española no ha sabido todavía desarrollar en todas sus posibilidades. El Foro pretende contribuir a ello de una manera eminentemente práctica, dirigiendo sus esfuerzos a promover proyectos y actividades orientadas al fomento de dicha colaboración. 
En esta entrevista, su vicepresidente, Luis Fernando Álvarez Gascón, que es también General Manager de GMV Secure e-Solutions, nos informa de todo el trabajo que están realizando.

El Foro de Empresas Innovadores (FEI) ha presentado recientemente el libro titulado “Re-industrialización en España: Industria 4.0 y ecosistemas de innovación”. En el mismo se indica que hay pocas empresas en España haciendo I+D. ¿Cuántas empresas necesitaría nuestro país para ser un referente en innovación?
En el libro ponemos de manifiesto que el número de empresas que desarrollan I+D es demasiado pequeño, y se redujo de manera sensible durante la crisis. Algo más de un 5% si excluimos a las microempresas de la población empresarial. En esta escasa base de empresas, llama la atención la importante contribución de las pymes al esfuerzo inversor empresarial. De hecho, es la ausencia de grandes líderes lo que resulta hasta cierto punto anómalo, aunque entendible a la vista de nuestro tejido industrial. Además, es significativo el relativamente pequeño peso de los productos de alto contenido tecnológico en nuestros fabricantes. Echamos de menos a este perfil de empresa industrial.
Si hablamos de innovación en términos generales, tanto tecnológica como no tecnológica, el porcentaje de empresas innovadoras sube a cerca del 25%. Para estar en niveles similares a los de los países más avanzados de nuestro entorno, deberíamos aproximarnos a un tercio de las empresas, incluso un 40% en el sector industrial.

A la vista de su respuesta, España está en el buen camino pero no debemos perder el ritmo conseguido hasta el momento. ¿Qué análisis hacen desde el FEI para que el I+D+i esté en la agenda política del país?
La I+D+i estará en la agenda política cuando el estamento político lo asuma como una de sus prioridades. Debería hacerlo por propia convicción, vinculando la innovación con la competitividad de nuestras empresas, la creación de empleo de alto valor añadido y riqueza, que es la que sustenta cualquier política social. Desde la sociedad civil, asociaciones, foros y otros vehículos de participación, intentamos trasladar a los partidos y a la sociedad este mensaje. Por otro lado, si la innovación fuera asimilada como algo relevante por capas amplias de la sociedad, habría un claro incentivo para situarlo como una prioridad política. Los medios de comunicación pueden apoyar en esta tarea.

¿España necesita un Pacto de Estado con respecto al I+D+I?
En esta materia y en otras, nuestro país necesita de estrategia. Apuestas de largo recorrido que permitan apuntar a objetivos ambiciosos, a través de políticas e instrumentos de ejecución, que no estén sometidos a la volatilidad del escenario político. El Pacto de Estado sería un instrumento útil para este objetivo. Y la verdad, sobre el papel apreciamos una buena predisposición por parte de los partidos, aunque probablemente existirían ideas diferentes sobre cómo materializar ese acuerdo. El clima político de los últimos años no ha facilitado ni facilita este Pacto, tampoco ningún otro.

[Sigue en la versión impresa]