Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 246 Septiembre de 2019

Beatriz Lascaray Ibáñez, directora general España Atradius Collections


Arturo Díaz

Ayudar a las empresas españolas y de todo el mundo a mejorar la salud de su tesorería con la recuperación de deudas impagadas por sus clientes en transacciones comerciales B2B y guiarles en su crecimiento empresarial, es el pilar fundamental de la actividad desarrollada por Atradius Collections.
La misión en Atradius Collections es generar liquidez para sus clientes, ofreciendo un servicio de primer nivel, con un alcance global y una experiencia transfronteriza.
La posición de Atradius Collections como una de las empresas líderes en el cobro de deudas comerciales en todo el mundo, se basa en el compromiso de entender en profundidad las necesidades de sus clientes y trabajar con ellos de manera coordinada para cubrir sus expectativas a través de sus servicios. Atradius Collections es una compañía que junto a Crédito y Caución consolida su actividad dentro del Grupo Catalana Occidente, siendo parte de un negocio global que ha estado promocionando el comercio seguro a través de la recuperación de deudas dentro y fuera del entorno del seguro durante más de 90 años.

¿Cuáles son los servicios que ofrecen a las empresas?
Atradius Collections se adapta a las necesidades de sus clientes en cualquier fase del proceso de recuperación de deudas comerciales, desde la facturación hasta el cobro.
Con la emisión de cartas de reclamación, gestión de la deuda en fase amistosa y judicial, nuestros profesionales ayudan a las empresas, especialmente en el ámbito de deudas internacionales, a superar la barrera del idioma con el deudor, contactando con éste en su propia lengua, adaptándonos a los husos horarios del país, conociendo las prácticas comerciales locales, con el fin de ser más eficaces a la hora de conseguir nuestro objetivo que es la recuperación del importe impagado.
En Atradius Collections sabemos perfectamente que actuar certeramente en esta primera fase amistosa de cobro puede proporcionar una valiosa oportunidad a la empresa para mejorar su relación con su cliente.
Algo tan sencillo como conseguir un plan de pagos o una negociación gestionada con su propio cliente en su propio idioma, sin necesidad de incurrir en los elevados costes que derivan de un procedimiento judicial muchas veces sin garantía de éxito.
No existe una única razón que origine el impago de una factura, por lo que tampoco existe una única manera de obtener su cobro para lograr el resultado deseado.

¿Cómo ayudan a rentabilizar el negocio de las empresas?
En algunos casos, simplemente el hecho de que la empresa externalice el proceso de cobro de la deuda nos permite ayudarle a que continúe con la actividad central y habitual de su negocio.  En otros casos, les damos soporte en la resolución de conflictos con sus clientes.
Nuestros especialistas van a acompañar a la empresa a lo largo del proceso de cobro de su deuda. Además del acceso 24 horas al día y 7 días a la semana a nuestra plataforma interactiva, a través de la cual, el cliente puede hacer el seguimiento de la gestión de cobro de sus casos, encomendarnos nuevas deudas para reclamar, y descargar informes útiles para sus reportes internos.
Damos soporte en el tratamiento de disputas y su resolución, supervisión de planes de pago y control en la recepción de los pagos.
Si por cualquier motivo la vía amistosa no funcionase, estudiaremos la vía judicial para confirmar si ésta es o no viable.

¿En qué se basa el soporte a las empresas en sus transacciones comerciales internacionales?
A través de nuestras 30 oficinas en el mundo y la red de colaboración con partners en otros países, nuestros servicios de cobro de facturas comerciales se prestan en el 96% de los países del mundo. Tanto si el deudor es nacional como internacional, somos capaces de resolver cualquier incidencia en su propia lengua y siempre cumpliendo con las prácticas y leyes locales.
Para la gestión de cobro de deudas en el entorno doméstico, las empresas cuentan con mayores recursos y conocimiento de su sector en España, pero en el entorno de deudas internacionales, es mucho más complicado conseguir una gestión de cobro exitosa si no cuentan con los medios humanos, lingüísticos, o conocimiento sobre los usos comerciales en el país del deudor.

[Sigue en la versión impresa]