Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 246 Septiembre de 2019

Antonio Sáinz de Vicuña, presidente de Ayuda a la Iglesia Necesitada

Carmen Peñalver

El Padre Werenfried fue un monje holandés (*1913) incardinado en el monasterio pre-mostratense de Tongerlo en Bélgica. En 1947, Alemania estaba llena de refugiados huidos de los países ocupados por las tropas soviéticas, ubicados en antiguos campos de concentración nazis, y rechazados por una población local alemana en situación de miseria, acritud, paro y hambre, en un país destrozado.
El P. Werenfried tuvo la iniciativa de salir de su convento para predicar en Bélgica y Holanda la caridad y la reconciliación hacia los antiguos enemigos germánicos, pidiendo alimentos, ropa y medicinas, que distribuía entre religiosos, sacerdotes y cristianos huidos del estalinismo e internados en campos alemanes de refugiados. También consiguió autobuses que reconvirtió en capillas itinerantes en los campos de refugiados, ofreciendo Misas y confesiones a los católicos allí internados. Su iniciativa se desarrolló rápidamente, y ese lazo de caridad entre cristianos se convirtió en la obra Ayuda a la Iglesia Necesitada (conocida en su acrónimo inglés ACN, Aid to the Church in Need).

¿Cuáles son la misión, visión y valores que tiene ACN?
La misión de ACN es fundamentalmente ayudar a la Iglesia en su misión evangelizadora, en particular allí donde sufre, apelando a la caridad y solidaridad entre cristianos. Dicha misión requiere:
Información: conocer dónde “Dios llora en la Tierra”, según feliz frase del P. Werenfried; ello requiere mantener un tejido de fuentes informativas, incluso en países opacos en esta materia, para determinar y valorar, en la sede central de ACN las necesidades de la Iglesia.
Sensibilización: la información de las necesidades y sufrimientos de la Cristiandad no serviría sin su difusión; de ahí que una parte de la Misión de ACN sea difundir en los países donde está establecida la realidad de discriminaciones, odio y persecución de cristianos en el mundo.
Oración: la caridad se alimenta con la oración; ACN es Iglesia, y promueve actividades religiosas encaminadas al apoyo espiritual a quienes sufren; en capillas, iglesias, oratorios, catedrales, allí donde está activa. ACN tiene la visión de ser vehículo de caridad fraterna y de esperanza para una Cristiandad que no termina en la Iglesia Católica, sino que se extiende a las distintas iglesias de ritos orientales como son los caldeos, siro-católicos, greco-católicos, maronitas, armenios y otras, como -en ocasiones- ortodoxos y coptos.
En cuanto a los valores de ACN y de sus miembros: el espíritu de servicio a la Iglesia, basados en la humildad, la austeridad y la generosidad; y en los atributos de transparencia, integridad y eficacia. Dichos valores deben conducir a la confianza de sus benefactores en lo que es un mero vehículo de apoyo a la Iglesia universal.

¿Y de “la protección de la libertad religiosa”, que puede decirnos?
La Libertad Religiosa es, en la Historia de la Humanidad, un concepto relativamente reciente, que nace en la Declaración de los Derechos del Hombre (1789) y en la Primera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos (1791); en España se recoge por vez primera en la Constitución de la 2ª República (1931); en las Naciones Unidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948); y en el ámbito de la Iglesia Católica en la Declaración Dignitatis Humanae del Concilio Vaticano II (1962). A pesar de los textos internacionales citados, su aplicación, no obstante, no es ni mucho menos universal.
Dada la red de información de la que dispone ACN en el mundo, ACN-Internacional está en situación de reportar cada dos años, país por país, la situación de la libertad religiosa en el mundo, así como las circunstancias de persecución de los cristianos en todo el planeta. El Informe de Libertad Religiosa de ACN es de los más autoritativos del mundo.

¿Y “la permanencia de los cristianos en Siria, Irak y todo Oriente Medio”?
El surgimiento desde el 11 de septiembre de 2001 de un Islam radical e intolerante ha dado lugar a un incremento en la ayuda a los cristianos en las áreas del Medio y Próximo Oriente y de África. Las actividades fanáticas del Daesh, del ISIS, de Boko Haram, de los Hermanos Musulmanes, etc., etc. han destruido siglos de convivencia de las religiones monoteístas, con crueles asesinatos (muchas veces filmados para su difusión), destrucción de iglesias y de escuelas, así como de casas. ACN Internacional emprendió con las oficinas nacionales varios programas de medidas paliativas, de reconstrucción y de apoyo, que coordinó con las confesiones cristianas de las zonas afectadas, otras que las católicas, y gestionó ayudas públicas. Con ello se pretende el regreso a sus hogares, escuelas y templos, de los cristianos que huyeron y se refugiaron en campamentos lejanos de sus raíces. Oriente Medio ha sido en este siglo XXI el ámbito geográfico de mayor persecución del Cristianismo; tenemos en ACN la esperanza en un futuro restablecimiento y florecimiento de la Fe cristiana en dicha zona del mundo.

[Sigue en la versión impresa]