Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 248 Noviembre de 2019

Javier Úbeda Liébana, alcalde presidente de Boadilla del Monte


Carmen Peñalver

Situado al este de la Comunidad de Madrid, Boadilla del Monte cuenta con poco más de 52.000 habitantes. Es un municipio que ha ido creciendo notablemente en los últimos 20 años, en paralelo a las necesidades de vivienda que Madrid ha ido generando. Cuenta con una zona urbana en la que se incluyen el casco histórico, zonas residenciales y urbanizaciones históricas. No obstante, y como su propio nombre indica, su principal característica es que más del 40% del municipio es monte. Suma entre público y privado casi 2.000 hectáreas, lo que, a sólo 14 kilómetros de la capital de España, es un gran privilegio. Además, según datos recientes de la Agencia Tributaria, es el tercer municipio de España en renta bruta por habitante (55.885 euros) y en renta disponible (41.885 euros). A su vez, tiene una tasa de desempleo del 4,13 %, frente al 14,02% de España y al 10,54% de la Comunidad de Madrid. 

¿Por qué está Boadilla del Monte sistemáticamente entre los municipios con mayor nivel en calidad de vida, renta per cápita, etc. de España?
Por dos motivos creo yo. Del primero no somos responsables. Solo es mérito de la naturaleza. Y es nuestra ubicación. Estamos muy cerca de la capital de una nación como España, pero con un entorno natural envidiable. Boadilla, en este sentido, es un enclave muy singular, que, además, irá aumentando su atractivo en tanto en cuanto las Administraciones Públicas competentes inviertan en transportes y en infraestructuras y cumplan con las deudas históricas que mantienen con nuestra localidad.
En el segundo factor, yo creo que ya sí tenemos que ver nosotros, y además eso lo demuestra el que somos una de las pocas mayorías absolutas que se conservan en nuestro país. Como municipio, nuestros vecinos disfrutan de unos servicios públicos de gran calidad junto a una baja presión fiscal. 
En este sentido, ofrecemos una amplia oferta educativa, sanitaria, deportiva, cultural y de ocio junto a la que también presenta la iniciativa privada que hace que seamos un lugar muy agradable en el que vivir. Nosotros enamoramos a todo aquel que nos conoce.

En cuanto a un aspecto tan importante como la seguridad, es el municipio más seguro de su Comunidad. ¿Cómo se consigue?
Y uno de los más seguros de España. Así lo señala el Ministerio de Interior y empresas del sector. Esto se consigue de varias formas. La primera, teniendo un número de efectivos en la Policía Local suficiente, que trabaja de forma coordinada con la Guardia Civil y, por supuesto, con la seguridad privada de la que disponen muchas urbanizaciones del municipio. Además, tenemos un sistema pionero de vídeo vigilancia en los accesos al municipio que, por ejemplo, permite detectar los vehículos que entran a la localidad que han sido robados en cualquier punto del país, porque estamos conectados a una base de datos del Ministerio. 

La limpieza viaria y alumbrado público son sobresalientes, con un urbanismo sostenible. ¿Qué nos puede decir de estos temas?
Una de nuestras prioridades es actuar siempre de forma respetuosa con el medio ambiente, desde la perspectiva de mantener el alto valor natural que tiene Boadilla, que antes mencionaba que era uno de sus principales valores. Y esta protección se refleja en los planes generales de urbanismo, tanto en el que aprobamos en 2015 como en el nuevo en el que estamos trabajando.
En este sentido, el diseño de ciudad que tenemos plantea edificios de viviendas de no más de 4 pisos, mucho unifamiliar, grandes avenidas, zonas comerciales muy específicas y un techo poblacional que supera por poco los 70.000 habitantes. Es decir, la financiación del Ayuntamiento no depende en la actualidad del ladrillo y no queremos cambiar ese modelo ni a medio ni a largo plazo.
Por otro lado, en el alumbrado público hemos invertido mucho estos últimos años por una razón, y es que la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera establece que las entidades locales sólo podemos destinar el superávit o el remanente de tesorería para gastos generales a financiar inversiones financieramente sostenibles, siendo una de ellas la del alumbrado, ya que al cambiar el antiguo por otro más nuevo no sólo hace que las calles estén más y mejor iluminadas, sino que también en el medio plazo se ahorre mucho dinero.
Con respecto al servicio de limpieza municipal, que depende realmente de dos grandes contratos, lo que intentamos es que las empresas cumplan al milímetro con los compromisos adquiridos en los pliegos de condiciones, donde se planifican los trabajos y el personal suficiente para atender las exigencias de los vecinos.