Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 253 Abril de 2020

Javier Alonso Jiménez, director general de Credit Suisse Gestión


Paloma Serrano

Credit Suisse es una empresa de servicios financieros líder a nivel mundial que cuenta con una oferta integral de banca privada, gestión de activos y banca de inversión. El banco cuenta con más de 46.000 empleados y 530 oficinas que operan en más de 50 países en todo el mundo para ofrecer servicios especializados de asesoramiento, soluciones integrales y productos innovadores para empresas, clientes institucionales y grandes patrimonios.
Credit Suisse está presente en España desde hace 28 años y desde hace 6 en Portugal. Cuenta con oficinas en Madrid, Barcelona, Valencia y Lisboa y tiene más de 250 empleados en la península Ibérica. Credit Suisse Gestión es una gestora de fondos líder que presta servicios de gestión de activos a los clientes de banca privada de Credit Suisse en España.

¿Desde cuándo en España, por qué y cuál es la principal actividad que lleva a cabo la gestora que usted batuta?
Credit Suisse Gestión es una gestora de fondos de inversión española, que lleva operando en este mercado 23 años (desde 1996) y cuyo nacimiento fue una apuesta clara del grupo Credit Suisse por Iberia. Desde el inicio hemos invertido en talento y en recursos tecnológicos.
Nuestra actividad principal es la gestión de activos: fondos de inversión, sicavs, sicavs luxemburguesas, Unit Linked, planes de pensiones y mandatos discrecionales. Además, llevamos la administración y representación de las instituciones de inversión colectiva españolas depositadas en Credit Suisse AG Sucursal en España.
Nuestro objetivo es lograr un equilibrio entre la rentabilidad y el riesgo de la cartera, ya que en función del perfil de inversión y riesgo definimos la estrategia de gestión adecuada para cada cliente. Por ello, además de tener como objetivo la preservación del capital, gestionamos el riesgo mediante la utilización de coberturas.

El estilo de gestión que practican con notable éxito tiene cinco puntos clave. ¿Cuáles son?
Para empezar, gestionamos en equipo y apostamos firmemente por el talento. Realizamos una gestión activa de las inversiones y contamos con un equipo especializado en su seguimiento, basándonos en el análisis fundamental y técnico. Estamos especializados por activos: renta fija, renta variable y fondos. Tenemos un claro sesgo value. Y, por último, repensamos cada día el área de gestión: analizamos cómo afectan los cambios normativos, tanto la estructura de capital de empresas como al sector financiero y vemos el impacto de las tres “D” en nuestra actividad: deuda, demografía y digitalización.
En cuanto a la valoración que realizamos para seleccionar las empresas en las que queremos estar invertidos, combinamos un enfoque top-down y bottom-up en un riguroso proceso de inversión, y nos nutrimos del contenido del grupo a nivel internacional para adaptarlo de manera local en España. En el análisis bottom-up utilizamos distintos métodos de valoración en función de la compañía y la industria en la que opera. Esto se debe a que uno de los riesgos que se corre habitualmente en el análisis fundamental es atender únicamente a criterios cuantitativos y no cualitativos y no estudiar ni analizar la ventaja competitiva sostenible de una empresa. Para ello es preciso conocer el sector, los competidores, los márgenes, la situación de los proveedores, la regulación, la segmentación de clientes, el mercado potencial y los posibles productos sustitutivos.

Dependiendo del perfil de riesgo de sus clientes, ¿qué tipo de productos están incorporando a las carteras de inversión?
Además de los tradicionales, hemos incorporado subordinados corporativos y financieros, futuros de dividendo, deuda emergente en moneda local y hard currency, opciones de cobertura y estamos abiertos a evaluar activos donde detectemos potencial.
Y en cuanto a servicios, en Credit Suisse creemos que es clave invertir en digitalización para mejorar aún más la experiencia del cliente, mediante un mayor desarrollo del canal de comunicación. Y es que el cliente actual, que cada vez es más sofisticado, demanda nuevas herramientas de comunicación que sean simples y fáciles de utilizar, a las que puedan acceder en cualquier momento y con contenido que aporte un valor diferencial tales como información de mercado y acceso al contenido de análisis de Credit Suisse. Entendemos que en nuestra industria es importante que las nuevas tecnologías nos permitan centrarnos en el asesoramiento, servicio y relación con el cliente.

[Sigue en la versión impresa]