Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 258 Octubre de 2020

Carlos Moro, presidente de Bodegas Familiares Matarromera

JLG

Carlos Moro (Valladolid, 1953) es un hombre entusiasmado con lo que hace. Fundador, presidente y alma de Bodegas Familiares Matarromera este ingeniero agrónomo es, ante todo, un enamorado del vino y de su tierra, a la que dedica todos sus desvelos. Es diplomado en Economía de la Empresa, doctor en Enología y Viticultura y master en Tecnología de la Información y las Comunicaciones.
Cada día alumbra un proyecto diferente y pone todo su empeño para sacarlo adelante. Ha innovado con el vino sin alcohol, ha creado una línea de cosméticos con productos derivados de la uva, ha recuperado el cultivo del olivo en la meseta castellana después de 500 años y crece su presencia en las distintas comarcas vitivinícolas españolas cultivando cepas en seis denominaciones de origen.
Lo mismo habla de economía esférica que vincula Matarromera a la sostenibilidad del planeta. Contagiado de un espíritu emprendedor poco común se puso al frente del cluster Vitartis y ahora preside la Asociación para el Progreso de la Dirección en Castilla y León. Todo un personaje.

Ribera de Duero, Rueda, Toro, Cigales, Rioja y Ribeiro son las denominaciones de origen en las que se cultivan sus vinos. ¿Piensa seguir ampliando su presencia en otras comarcas vitivinícolas españolas?
Estamos en una fase de consolidación de todos aquellos avances y pasos que hemos ido dando estos últimos años. Considero que es importante trasladar al mercado todos los vinos que hemos diseñado, creado y elaborado en función del posicionamiento que hemos elegido a nivel nacional e internacional. El mercado es tremendamente global y lo tenemos muy presente en nuestra estrategia de productos.

Sus vinos se exportan a un buen número de países. ¿En qué medida le está afectando la imposición de aranceles del Gobierno Trump en sus exportaciones a Estados Unidos?
La información y noticias de macroeconomía que manejamos en este momento no son lo positivas que nos gustaría y está entorpeciendo el crecimiento del comercio, incluido el vino. A los injustos aranceles por parte de EEUU hay que sumar el Brexit en el Reino Unido o la situación de crisis económica de algunos países de alto interés para nuestro sector.

Su equipo de trabajo fue pionero en la elaboración de vinos sin alcohol, fruto de un proyecto de investigación basado en la deconstrucción molecular. Ahora comercializa esos vinos bajo la marca “WIN” ¿En qué mercados tienen éxito esos vinos sin alcohol?
Se trata de un tipo de producto apreciado, cada vez más, por diferentes grupos de consumidores. Los países en los que más se concentra la demanda son aquellos con mayor desarrollo como Suecia, Noruega, Finlandia, Reino Unido, Alemania y EEUU. También hay un crecimiento por parte de países del Sudeste Asiático y América Latina. Aunque de una forma más discreta, también está aumentando la demanda en nuestro país; sobre todo, por parte de un consumidor muy joven que sigue una tendencia mucho más saludable. Es una estupenda alternativa y que valoran de forma muy positiva personas con cierta prescripción médica, mujeres embarazadas y deportistas.

También elaboran vinos veganos para satisfacer a un determinado tipo de consumidores ¿Cómo son esos vinos veganos? ¿Tienen alcohol?
Sin Alcohol y, a la vez, veganos. Hemos centrado la certificación de vinos veganos en nuestras referencias sin alcohol, puesto que se dirigen a un tipo de consumidor que aprecia y demanda estas características. De hecho, en nuestro Restaurante La Espadaña, en Valbuena de Duero, disponemos de diferentes menús 100% veganos, incluida la carta de vinos.

Además de vino usted produce aceite con el nombre de “Oliduero” ¿Qué tal le va con ese producto tan español, tan mediterráneo?
Oliduero es un proyecto disruptivo y rompedor en Castilla y León, sobre todo, en la zona de la meseta. En esta zona, el cultivo del olivo se había abandonado hace 500 años. Gracias a nuevos sistemas de recolección hemos podido recuperar su cultivo y elaborar este tipo de aceite de oliva virgen extra. La investigación previa que realizamos arrojó unos resultados muy cualitativos en cuanto a aromas, beneficios nutritivos, etc. Oliduero, como su propio nombre indica, hace referencia a la elaboración de aceite en el Duero.

Y Esdor Cosméticos es otra línea de negocio de Bodegas Familiares Matarromera. ¿Qué salida tienen en el mercado productos cosméticos derivados de la uva?
Son cosméticos que además de contener los ingredientes de cualquier otro cosmético de calidad que exista en el mercado, contienen el Eminol, el extracto polifenólico que aporta los antioxidantes y otros beneficios de la uva. Esdor ya está presente en más de 30 países y en España se distribuye en las parafarmacias de grandes cadenas y en farmacias.

[Sigue en la versión impresa]