Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 252 Marzo de 2020

Helene Bouteleau, directora general de Peugeot España y Portugal

Diego Roves

La electrificación es la gran apuesta del grupo PSA como respuesta a una creciente demanda por parte de los conductores y, especialmente, por todo el camino que aún le queda por recorrer a esta gama dentro del mercado español. Un compromiso con el futuro que, en el caso de la marca Peugeot, se ve materializado en sus nuevos modelos, los Peugeot 208 y 2008 y los Peugeot 3008 y 508, que también estarán disponibles para diferentes energías. Esta gran inversión tiene parte de su foco en España, donde el grupo cuenta con tres plantas de producción que fabrican 916.000 vehículos al año, de los que el 86% se destinan a la exportación. Motorización, seguridad y, sobre todo, diseño son algunos de los argumentos que más empujan al conductor a adquirir un automóvil de la gama Peugeot, cuyas últimas innovaciones van apuntando poco a poco a que el vehículo tenga cada vez más autonomía. 

El grupo importa a nuestro país aquellos modelos que no se fabrican aquí, pero también producen en España. ¿En qué cifras está esa producción?
El grupo PSA fabrica 916.000 unidades en tres plantas en España. El 86% se destina a la exportación. El 80% de los que se venden en España, en el caso de la marca Peugeot, son modelos producidos en otras plantas. La producción del grupo PSA en España representa el 32,5% de la producción total de vehículos en el país.

¿Por qué la apuesta tan decidida por el mercado español?
En primer lugar, España representa uno de los principales mercados en Europa, junto a Francia, Alemania, Italia y Reino Unido. Para nosotros es un mercado de peso también, con una producción muy importante como comentaba anteriormente. Y con nuestra presencia hemos creado 14.000 puestos de trabajo directos en el mercado español.

Los modelos han evolucionado sensiblemente y el salto ha sido sustancial en diseño, además de en motorización. Háblenos de estos dos aspectos y de los esfuerzos en investigación y desarrollo.
Dentro de la empresa admiramos mucho a nuestro director de Diseño, Gilles Vidal, y le tenemos un grandísimo respeto. El diseño sigue siendo el primer impacto de cara al cliente, pero en paralelo realizamos una fuerte apuesta por la tecnología y la conectividad. Nuestros coches, cada vez más, están evolucionando hacia la autonomía, especialmente con funciones de seguridad. En relación a la conectividad, hemos evolucionado hasta un punto que hemos desarrollado servicios que permiten a las empresas gestionar de forma más eficiente su flota y que cuenten con más información postventa.

¿Cuál es el nivel de inversión en investigación y desarrollo?
Hablamos de cientos de millones. La electrificación es la última gran apuesta del grupo. Un ejemplo es el nuevo Peugeot 208, que destaca por su diseño y puede estar disponible en varias energías: diésel, gasolina y 100% eléctrico. Este coche es la puerta de entrada a esta nueva era. También el nuevo Peugeot 2008 supone una gran innovación, ya que seguirá ofreciendo disponibilidad para diferentes energías y, con los modelos Peugeot 3008 y 508, ofreceremos híbridos enchufables. Ya en 2020 veremos un 50% de la gama electrificada, por lo que representa una inversión muy importante para estar presentes cuanto antes en el mercado con todos los productos.

La normativa europea cada vez es más restrictiva sobre las emisiones. ¿Cuáles son los planes generales del grupo PSA para las próximas décadas?
La cuestión es adaptarse. La normativa comenzará en 2020 y hemos tenido que prepararnos para este contexto. No sólo ya por la electrificación de la gama, como he explicado, sino que cada vez que hemos mejorado un modelo hemos ido recortando las emisiones. Por tanto, la estrategia es construir y en cada tipo de energía aplicar mejoras que nos permitan adaptarnos perfectamente a esta política de emisiones. En 2020 tendremos el 50% de nuestra gama electrificad, en 2023 alcanzaremos el 80% y llegaremos al 100% en el 2025. Además, crearemos versiones eléctricas de vehículos industriales el próximo año y así iremos adaptando nuestra gama.

¿Hasta qué punto los híbridos Peugeot 3008 y Peugeot 508 están interesando a los clientes españoles?
Lo cierto es que acabamos de abrir los pedidos, ya que comienzan a lanzarse a principios de año. Pero creo que hay una oportunidad para los vehículos híbridos, ya que hay conductores muy sensibles con el tema del medio ambiente y buscan soluciones. Además, en Madrid y Barcelona, debido al sistema de etiquetas, los vehículos híbridos representan una parte importante, por lo que podemos ofrecer al cliente una palanca más. Por lo que creo firmemente en el hueco que tienen los híbridos en el mercado.

[Sigue en la versión impresa]