Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 254 Mayo de 2020

Maite Ballester Fornés, socia directora de Nexxus Iberia


Paloma Serrano

Nexxus Iberia es un fondo que nace para brindar al mercado una alternativa de creación de valor diferente a la oferta que existe actualmente en el sector de ‘private equity’ en España. Según explica Maite Ballester, socia directora: “Es un proyecto que impulsamos en conjunto con Arturo Saval, socio fundador de Nexxus Capital, buscando contribuir de forma real al crecimiento de las pymes españolas por medio de una combinación perfecta entre profesionales con un amplio conocimiento y trayectoria en el mercado español y la principal casa de ‘private equity’ en México”.

¿Qué es Nexxus Iberia?
Somos un fondo de capital desarrollo con experiencia en asociarnos con empresarios y acelerar el crecimiento de las empresas en las que invertimos. El fondo se fundó en 2016 con un tamaño objetivo de €200m, y nuestro enfoque es apoyar a pymes españolas y portuguesas a acelerar su presencia internacional en Europa, América Latina (especialmente en México) y zonas de Estados Unidos de habla hispana.
El fondo está liderado por un equipo con más de 20 años de experiencia en España, Portugal y México. Nexxus Iberia tiene presencia física en Latinoamérica al estar asociado con Nexxus Capital, el líder en el mercado mexicano con más de dos décadas de experiencia.

¿Cuál es su filosofía y estrategia de inversión?
Invertimos en compañías con un nivel de EBITDA de entre €5-15 millones, y EVs de entre €40-100 millones. Nuestro ticket medio por inversión está en el entorno de €15-20 millones.
Estamos orientados a inversiones mayoritarias con tomas de control, aunque a diferencia de la mayoría de los fondos que operan hoy en el mercado, tenemos flexibilidad para la inversión en minorías significativas, lo que nos permite asociarnos con los mejores proyectos, con independencia de la estructura accionarial.
En general, invertimos en compañías en sectores que estén ligados al consumidor final donde la innovación esté transformando la industria, con alto potencial de crecimiento, bajas necesidades de capex futuro, y que tengan un alto apetito de internacionalización, especialmente hacia Latinoamérica.
Nuestra asociación con Nexxus Capital nos reporta ventajas en la internacionalización hacia México que ningún otro fondo nacional puede ofrecer. Este factor diferencial nos ayuda en originación (nos permite hablar con los empresarios de expansión internacional y no sólo de capital) –cabe mencionar aquí que nuestra intención pasa por incrementar las ventas de nuestras participadas aprovechando el amplio mercado mexicano y no en la deslocalización de fábricas a México–; y, por supuesto, en la salida, ya que, de forma general, las compañías españolas que tienen una presencia sólida en Latinoamérica suelen estar valoradas a una prima por los compradores estratégicos internacionales, así como por otros fondos. Este factor, unido a la existencia de mercados de capitales más desarrollados y a un fuerte interés de corporaciones mexicanas en activos españoles (el nivel de M&A desde México a España se ha multiplicado por 8 en los últimos años), nos ayuda a maximizar la salida.

¿Cómo lleva a cabo Nexxus Iberia la evaluación del riesgo ante una oportunidad de inversión y qué esperan siempre de ellas?
En todas las oportunidades que analizamos realizamos una revisión integral de los riesgos que pueden afectar la inversión y buscamos tomar decisiones informadas. Sólo realizamos una inversión si estamos satisfechos con la relación riesgo retorno que asumimos. En general diría que existen dos tipos de riesgo, (i) riesgo que se identifica en el proceso de análisis y resulta en el descarte de la operación y (ii) riesgo que se identifica y se busca la manera de mitigarlo de cara a una inversión (operativo, de mercado y de estructura financiera).
Sobre el primer tipo de riesgo lo ideal es identificarlo en etapas tempranas del análisis, ya que nuestro objetivo es no dedicarle mucho tiempo y recursos a las oportunidades que no resultarán en una inversión por parte del fondo. El segundo tipo es el más común y usualmente existen diferentes etapas en la que se puede identificar. Primero hacemos un análisis interno de las distintas áreas del negocio y esto lo complementamos con los procesos de due diligence en los que contratamos a asesores de primer nivel para que hagan un análisis exhaustivo de las distintas áreas funcionales (comercial, operativo, financiero, legal, fiscal, laboral, seguros, ESG). Por el tamaño y tipo de empresa en el que nos enfocamos muchas veces los riesgos se asemejan.

[Sigue en la versión impresa]