Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 256 Julio-Agosto de 2020

Emilio Ponce Tornero, director de Fundación Caja Rural del Sur

Arturo Díaz

La Fundación Caja Rural del Sur se fundó, a instancias de José Luis García Palacios, en octubre de 2002 con el fin de canalizar todas las actuaciones de carácter no financiero que lleva a cabo la Caja Rural del Sur. Concretamente, la Fundación gestiona parte del Fondo de Educación y Promoción Cooperativa, lo que se puede denominar “retorno cooperativo”, que no es ni más ni menos que una parte de los beneficios que esta Cooperativa de Crédito genera, que devuelve -retorna a la sociedad-, en cumplimiento de los fines sociales que la Fundación tiene establecidos.

¿Cuáles son los valores claves de la Fundación Caja Rural del Sur?
En cuestión de valores, en la Fundación Caja Rural del Sur compartimos dos pilares: las personas están en el centro de nuestro propósito y los principios cooperativos, que son el corazón de nuestro desempeño, en plena coincidencia con la filosofía de la propia Caja Rural del Sur.
Y estos valores, que presiden nuestro quehacer, los diferenciamos en tres grupos: valores económicos, como la eficiencia, vista esta como un metavalor para la búsqueda de la eficacia, la productividad y la cooperación; valores éticos, como el respeto, la libertad, la justicia, la tolerancia, la equidad y la honestidad; y valores emocionales, que tienen como núcleo la confianza y el desarrollo de personas con el fin de converger hacia un mayor desarrollo social. Además de la confianza y el desarrollo, como principales valores emocionales, incluimos la accesibilidad, la corresponsabilidad como manera de ser solidarios, y la participación para propiciar el compromiso.

¿A qué tipo de organizaciones e instituciones y personas va destinada de forma prioritaria toda su labor?
Si bien nuestro genoma va ligado desde sus inicios al sector agrario y al medio rural, nuestra Fundación tiene una transversalidad acentuada, dado que Caja Rural del Sur es entidad que hace banca universal, estando muy presente en el entorno urbano. En este sentido, los destinatarios de nuestras actuaciones son, en el entorno rural, las asociaciones y cooperativas agroalimentarias, con el fin de favorecer el desarrollo del medio y de las personas que lo habitan. Además, trabajamos con organizaciones que fomentan el emprendimiento, necesarios en nuestra sociedad para aportar valor, libertad e independencia. Otro de nuestros focos importantes son las actuaciones con las universidades de nuestro entorno, con las que mantenemos cátedras y colaboraciones en materia de investigación. Además de colaborar con los centros tecnológicos o la Corporación Tecnológica de Andalucía.
En otro ámbito, está nuestro papel como agentes dinamizadores de la cultura, a través de nuestros espacios culturales, en los que hacemos conferencias y exposiciones, ciclos de conciertos de clásica, de lírica y de jazz, o el ya consolidado Otoño Cultural Iberoamericano. Participando así de la cultura de nuestras ciudades y sumando a lo que se hace desde las diferentes administraciones.
Igualmente, jugamos un papel fundamental en el mantenimiento de las tradiciones de nuestro entorno, como todo lo relacionado con nuestra Semana Santa, la tauromaquia, o el mundo del caballo. Además, actuamos en la recuperación del patrimonio, con la restauración de obras señeras de Andalucía.
También colaboramos con entidades sin ánimo de lucro que trabajan para la mejora de la calidad de vida de personas en situación de exclusión social, discapacidad, etc. En definitiva, retornamos con satisfacción a la sociedad una parte importante de nuestro beneficio.

¿Qué o cuáles proyectos destacaría de los que tienen actualmente en marcha?
Para nosotros es fundamental invertir en I+D+i, una palanca indispensable, un motor para el cambio y el desarrollo de nuestro entorno. Decir que nuestra colaboración con las universidades es creciente, a través de la Cátedra de Empresa Familiar de la UHU, o la que estrenaremos este año de Innovación Agroalimentaria con la UCO. Y con ellas, el reconocimiento, con los premios a los mejores expedientes académicos o al mejor doctorado.
En este momento, y siguiendo con lo establecido en la Agenda 2030 de Naciones Unidas, estamos inmersos en un análisis de las diferentes áreas y líneas de actuación de nuestra organización, para hacerla más sostenible y aumentar el impacto de la Fundación en beneficio de su entorno.

[Sigue en la versión impresa]