Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 256 Julio-Agosto de 2020

Richard Vogel, presidente y Ceo de Pullmantur Cruceros

Felipe Alonso        

Pullmantur Cruceros es una compañía de cruceros que se ha consolidado en el mercado español ofreciendo un producto en régimen de “todo incluido”, dedicado al mercado español y latinoamericano. Desde 2006 forma parte del Royal Caribbean que vendió, recientemente, el 51% de la filial a Springwater Capital. Al frente está Richard Vogel, un profundo conocedor del mercado crucerístico, con más de nueve años de experiencia al frente de Tui Cruceros

¿Cómo les afecta el problema actual del coronavirus, cuando además todas las compañías miraban hacia Asia como futuro del mundo de los cruceros?
La irrupción del COVID-19 en nuestras vidas y dada la virulencia con la que lo ha hecho, va a convertirse en un punto de inflexión, no sólo en la industria del turismo, sino en todas las áreas de actividad a nivel global. No quiero parecer negativo, todo lo contrario. Estoy convencido de que saldremos más reforzados de esta emergencia sanitaria. Como se suele decir, las crisis son también oportunidades. Dicho esto, y en este escenario global creado por el COVID-19, no creo que las compañías dejen de mirar Asia; una vez que volvamos a la normalidad, querremos volver a viajar a todos los lugares.

¿Cómo se dirige una compañía de cruceros?
Si le soy sincero, no creo que exista mucha diferencia entre dirigir una compañía de cruceros y cualquier otra.  Para poder tomar decisiones, es imprescindible conocer y entender cómo funciona tu propio negocio, el entorno y la competencia, en el sentido más amplio. De ahí que considere extremadamente importante escuchar, preguntar, estar informado y permanecer siempre curioso. También se requiere sentido común quizás y, por supuesto, rodearte de grandes profesionales con los que estés alineado; lo que no quiere decir que siempre tengas que compartir las mismas opiniones.
Luego cada persona tiene su propio estilo de liderazgo, al que debe ser siempre fiel. En mi caso, y a grandes rasgos, apuesto por dar libertad al equipo. Hay que definir los objetivos y las responsabilidades de una forma clara; fijar el marco para que cada empleado pueda desarrollar su trabajo y tome decisiones, siempre sabiendo que su responsable directo estará ahí, dispuesto a ayudarle y guiarle.
En Pullmantur Cruceros he impulsado una cultura corporativa basada en la transparencia, la confianza, el diálogo y no jerárquica: por supuesto que existen diferentes niveles de responsabilidad, pero no es necesario tener que recordarlo cada día. Después de casi cuatro años al frente de la compañía, me siento muy orgulloso de todo lo que hemos conseguido.

Siempre que se habla de Pullmantur se dice que es una low cost del mundo del crucero y, sin embargo, también se la considera como la primera del sector en dar un paso para que este tipo de ocio esté abierto a todas las personas.
Somos una compañía que prefiere precios más bajos, más económicos, pero eso no quiere decir que nuestros servicios no sean de calidad. Buscamos ofrecer un buen producto, y si gracias a nosotros el mundo de los cruceros se ve como algo diferente, al alcance de todos, y no ya como un artículo de lujo, pues mejor para todos. Además, nos importa más el producto que ofrecer que el precio. A veces no hay que pagar más por recibir un buen servicio y disfrutar de un crucero.

Se han centrado en el mercado español, principalmente, y en los últimos años en el Latinoamericano.
Estamos dedicados al ciento por ciento al mercado español, que tiene un gran potencial. Y también estamos en algunas zonas de Latinoamérica, sobre todo en Colombia donde vamos registrando buenos resultados. (Recorre Cartagena de Indias, Jamaica y Panamá). Estamos a la espera de ver que ocurre en otras zonas como Brasil, Chile o Argentina.

Pero no sólo cuentan con clientes españoles, aunque éstos sean los principales
Como ya le he dicho, estamos centrados en el mercado español. El último año hemos transportado en total 406.000 pasajeros, y de ellos 163.000 eran españoles. Y en el 2018, las cifras que tenemos son de 403.000 cruceristas a nivel global, y 160.000 españoles. Creemos que el mercado español tiene mucha fuerza, mucho potencial. Nuestra presencia alcanza el 28% del mercado.

No obstante, se está lejos de las cifras de españoles que se movieron a nivel mundial antes de la crisis de 2007/2008, cuando se alcanzaron los 700.000 españoles disfrutando de un crucero.
Según las cifras que ofrece CLIA (asociación internacional de compañías de cruceros), estamos entre 550.000 y 560.000 españoles que han realizado en el último año un crucero con las diferentes navieras. Creo que para dentro de cuatro o cinco años podremos llegar a la cifra de un millón de españoles de crucero. (Todas las compañías han dejado de operar por motivo de la crisis del Covid-19, aunque se espera que si la situación mejora puedan retomarlo en mayo).

[Sigue en la versión impresa]