Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 259 Noviembre de 2020

Clemente González Soler, presidente del Comité Ejecutivo de IFEMA


Juan Comas

IFEMA es hoy uno de los grandes operadores de la industria internacional de ferias y congresos, por el reconocimiento de su gestión, por la calidad y versatilidad de sus espacios e infraestructuras, y por su capacidad de atraer grandes eventos.  Pero si algo sitúa de forma medible el posicionamiento de los organizadores es la relevancia mundial de sus ferias, y en este caso IFEMA cuenta al menos con 3 de sus grandes ferias, como son FITUR, FRUIT ATTRACTION y ARCO, que se sitúan entre las primeras del mundo.

¿Que ha representado para IFEMA el reto de ser sede y asumir la producción de la COP 25?
Con la COP 25, IFEMA -y también Madrid y nuestro país- demostró su enorme capacidad para acometer un desafío tan grande como organizar en 18 días lo que normalmente se hace en 18 meses. Estamos muy orgullosos de haber aceptado el encargo de la ONU, trasladado a través del Ministerio de Transición Ecológica de España. El reto para IFEMA no fue tanto el acoger un evento de 25.000 asistentes, ya que realizamos grandes ferias como FITUR que recibe a 250.000 visitantes o alojamos grandes congresos internacionales con más de 50.000 congresistas. El reto era cómo realizar la producción de un evento de tal envergadura y complejidad técnica en tan escaso plazo de tiempo.
Pero lo asumimos con total confianza y garantía, con una coordinación perfecta entre el equipo de técnicos de la ONU y el personal especializado de IFEMA, que fue indispensable para acometer perfectamente las exigentes especificaciones  técnicas, además de aspectos que requirieron una especial gestión, como la seguridad, las telecomunicaciones, el montaje e incluso la gestión de prensa, con más de 2.000 periodistas acreditados de todo el mundo, o la gestión de personalidades entre presidentes de gobierno y jefes de estado. Sin duda, un reto apasionante, y con unos resultados y visibilidad espectaculares.

¿Cuáles son las grandes inversiones recientes que ha emprendido IFEMA, y cuáles proyectadas a corto plazo, entre ellas la ampliación del recinto ferial?
Nuestra constante ha sido ser ambiciosos, y utilizar la capacidad de generar recursos gracias a nuestra eficiente gestión, en el desarrollo de un plan de inversiones que nos permita crecer y ganar en competitividad. Dotar una cantidad de 100 millones en cinco años es algo espectacular.
Unas inversiones que han ido dirigidas fundamentalmente a fortalecer y modernizar nuestras infraestructuras haciéndolas más tecnológicas, competitivas y eficientes. En este ámbito están la implantación de un sistema de alta seguridad para el acceso de vehículos al recinto; un sistema de megafonía de emergencias por todo el recinto, así como la construcción de un pabellón específico para acoger grandes exposiciones temporales dirigidas al público. En una segunda etapa, además de invertir en herramientas de gestión, y también en soportes de comunicación, lo más significativo, ha sido lo destinado a la mejora y acondicionamiento de lo que representa una inversión estratégica para el negocio, como ha sido IFEMA Palacio Municipal.
En este sentido, y a pesar de las circunstancias actuales, creemos esencial cumplir con nuestro compromiso de inversiones, ya que sabemos que nuestro papel será importante en la recuperación económica. Y por eso  no renunciamos a nada, tampoco al plan de expansión en Valdebebas que presentamos a finales de 2019, y al que destinaremos un presupuesto para sus primeras fases de 180 millones de euros.

¿Cómo contribuye IFEMA al PIB de la Comunidad de Madrid y de la ciudad en un año normal, fuera del COVID-19?
Somos el  segundo gran motor económico de la Comunidad de Madrid, tras Barajas, debido al  importante impacto que genera su actividad ferial y congresual, y su capacidad de convocatoria. El último estudio que disponemos señala qua aportamos  a las finanzas de Madrid 4.374 millones de euros anuales, y generamos más de 26 mil puestos de trabajo. Una repercusión que  en términos de Producto Interior Bruto, representa el 3’2% del PIB de la ciudad, y  el 2,1% en la Región.

El 21 de marzo entró en funcionamiento la primera área del hospital, con el ingreso de 300 pacientes. Estamos en la cuarta semana de abril. Háblenos de las grandes cifras del mayor hospital de campaña de España: metros ocupados, camas, UCI’s, etc.
En total se han puesto a disposición un total de 85.000 m2 de superficie para el despliegue de las instalaciones sanitarias. El primer área del hospital, el Pabellón 5,  entró en funcionamiento el sábado 21 de marzo, con el ingreso de cerca de 50 pacientes. Así mismo, se comenzó a trabajar en dos pabellones más, que en menos de una semana han estado preparados para acoger a más de 1.300 pacientes de COVID-19, derivados de centros hospitalarios de la Comunidad de Madrid. 
En cuestión de horas, se han instalado  en los pabellones 7 y 9  un total de  38.000 m2 de pavimento linóleum; 26 kilómetros de tubería de cobre sanitario, para las canalizaciones de oxígeno y vacío; 8 kilómetros de tubería de PVC; 13.000 metros lineales de estructura de aluminio; 5.000 enchufes; 600 cuadros de luz; 330 puertas; 430 mostradores; 350 estanterías, y 600 sillas. Además, el pabellón 9 cuenta con 36 duchas y 48 lavabos, y el pabellón 7 con 24 duchas y 32 lavabos, que refuerzan las instalaciones con las que ya cuenta Feria de Madrid.
Estimamos que casi nos acercaremos a los 4.000 pacientes los que habrán sido tratados en el que se convirtió en el hospital más grande de España.

[Sigue en la versión impresa]