Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 266 Junio de 2021

Helena Herrero, presidenta de la región Sur de Europa de HP

Juan Comas 

HP se fundó en el año 1939 en Palo Alto (California) por dos ingenieros compañeros de la Universidad de Stanford, William Hewlett y David Packard, con la voluntad de ser una compañía capaz de crear valor para los accionistas y los empleados, pero también para la sociedad en general. Esto significa desarrollar tecnología que esté al servicio de las personas y que permita mejorar su calidad de vida y la de su comunidad ayudándoles, por ejemplo, a lidiar con los desafíos como el cambio climático, las injusticias sociales o, más recientemente, el COVID-19.

¿Cuáles son las principales áreas de negocio de HP en España y cuáles de ellas tendrán más peso en el futuro?
En medio de la pandemia la tecnología ha demostrado ser una importante herramienta para adaptarse a los cambios que se han producido y esta tendencia continuará en el futuro. En este sentido, observaremos un mayor protagonismo de tecnologías que posibiliten la digitalización y favorezcan la productividad y la eficiencia, inclusive, desde el punto de vista de costes en un escenario de fuerte contención presupuestaria. Además, veremos un incremento significativo de aquellas tecnologías que faciliten ese equilibrio entre la vida personal y familiar y que materialicen la sostenibilidad que reclama el consumidor actual.

La apuesta por los servicios se ha convertido en un pilar clave de la estrategia de HP para el futuro. ¿Qué ventajas ofrecen estos modelos de cara a los clientes y a las empresas?
La fórmula “Everything as a service” es un nuevo modelo de comercialización que se basa en el uso, los beneficios y el valor añadido en vez de en la propiedad que permite a cualquier empresa, independientemente de su tamaño, acceder a la tecnología que necesita, para adaptarse a los nuevos requerimientos de los clientes, pero también de los empleados, sin necesidad de endeudarse o ponerse en una situación complicada para conseguirlo. Por ejemplo, el dispositivo como servicio (DaaS), del que ha sido pionero HP, ha sido un enorme facilitador para que las compañías equiparan a sus trabajadores en la distancia.
Hablamos de velocidad, agilidad, previsibilidad financiera, pero también de una forma de consumo más sostenible y en línea con los problemas medioambientales en los que estamos inmersos. En HP iniciamos este viaje en 2017 y nuestro objetivo es que, antes de 2022, toda nuestra oferta se comercialice bajo esta fórmula.

¿Qué significa para HP el concepto de reinvención? ¿De qué manera práctica se plasma en su día a día y en el de sus clientes?
El “Keep reinventing”, como lo llamamos internamente, es el deseo permanente de HP de seguir creando nuevas innovaciones que permitan cambiar el mundo en el que vivimos. Esto pasa necesariamente por seguir inventando nuevos productos, pero también por la revisión continua de los procesos de diseño, innovación e, incluso, de la forma en que trabajamos o que nos relacionamos con los clientes para verificar que siguen las tendencias. En este último punto, se inscribe el programa HP Amplify. En los últimos tiempos y, más con la pandemia, se han producido cambios en el usuario y en sus patrones de consumo que hacen que las fórmulas anteriores para dirigirse al mercado y satisfacer sus necesidades y demandas sirvan de poco.

¿Cuál ha sido, es y será la posición y gestión de HP ante la pandemia y de qué manera la compañía ha ayudado a luchar contra el COVID-19?
Estamos en un momento complicado que exige del esfuerzo de todos. Desde HP hemos puesto en marcha varias iniciativas que muestran nuestro compromiso con la sociedad y el lado más solidario de la tecnología. En el terreno educativo, el programa Be Online, que persigue facilitar el acceso a alumnos y docentes de los centros menos digitalizados a plataformas de colaboración gratuitas de forma que tengan mismas oportunidades de desarrollo educativo que los centros más avanzados; la batería de ayudas para que socios y clientes afronten los retos financieros y comerciales derivados del COVID-19 de manera que nadie quede náufrago de esta situación; y nuestra aportación y la de nuestra red de fabricantes digitales para facilitar material sanitario impreso en 3D que se necesitaba en los hospitales en los momentos más duro de la pandemia. Este esfuerzo ha permitido suministrar a los hospitales casi 4 millones de piezas impresas en 3D como hisopos nasales, ajustadores de máscara y protectores faciales, entre otros.
Pero, sin duda, la mayor aportación de HP ha sido cómo nuestros dispositivos y soluciones han sido grandes facilitadores para ´lidiar’ con la nueva realidad impuesta por el COVID-19. Gracias a la tecnología, las empresas han podido continuar operando en la distancia, las personas han estado cerca de sus seres queridos y amigos e, inclusive, han disfrutado de nuevas formas de ocio y consumo.