Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 267 Julio-Agosto de 2021

Tomás Olleros Izard, presidente de Grupo Farmasierra

Carmen Peñalver 

Farmasierra es un grupo farmacéutico español que nació en 1996. En los 25 años de trayectoria que cumple este año, se ha consolidado como un modelo de los fabricantes líderes en nuestro país. Agrupa actividades dedicadas a las distintas fases de fabricación, distribución y comercialización de los medicamentos y productos sanitarios, tanto propios como de terceros., lo que le permite generar importantes sinergias. 

Háblenos de sus inicios en la industria farmacéutica y de cómo da el paso para poner en marcha el Grupo Farmasierra en 1996. 
Mi primer contacto con la Industria Farmacéutica fue en la compañía Antibióticos en su fábrica de León en 1984. Una experiencia entusiasmante que nunca olvidaré. Empecé en el Departamento de Investigación de nuevos productos obtenidos por fermentación, alguno de los cuales hoy está siendo estudiado para el tratamiento de la COVID-19. Al cabo de unos años pasé al Departamento de Calidad y a los 3 meses pasaba la primera auditoría de mi vida: se trataba de la FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.). Tuve la gran oportunidad de trabajar directamente con las plantas de producción y con el Área Comercial, un equipo de profesionales de excelencia, que abrió mercados en los cinco continentes. Para mí fueron de especial relevancia EE.UU. y Japón.
Al estar en el Área de Calidad recibí una oferta de la compañía Pfizer. Recuerdo que en la entrevista me dijeron que Pfizer sería la número 1 del mundo y aquello me motivó sobremanera. Al cabo de 4 años en el Área de Calidad asumí la responsabilidad como director de la División Técnica de Pfizer en España.
El paso a Farmasierra representó la única alternativa que tuve para mantener la planta farmacéutica de Pfizer en San Sebastián de los Reyes con todos sus empleados. Por ello tuve que constituir la sociedad Farmasierra y presentar a Pfizer un proyecto de futuro. Este proyecto tuvo que ser auditado por una compañía especializada y de reconocido prestigio internacional. Fueron 3 meses intensos con la auditora, que envió su informe a la Central de Pfizer en Nueva York, con una observación, mis números eran muy conservadores. Pfizer, sin embargo, aprobó el proyecto y así la nueva compañía Farmasierra adquirió la planta farmacéutica de Pfizer.
Se habían cumplido los tres objetivos que la Dirección de Pfizer y yo mismo habíamos buscado: 1) Se constituía una nueva compañía farmacéutica nacional. 2) Se salvaban todos los puestos de trabajo y 3) Pfizer podía continuar su plan de reorganización de plantas de producción, que estaba llevando a cabo a nivel mundial. Así comenzaba Farmasierra el 1 de diciembre de 1996 y hoy nos encaminamos hacia nuestro 25 aniversario.

Cuentan con un modelo de negocio integrado verticalmente: investigación y desarrollo, manufactura, distribución y comercialización. ¿Qué ventajas les aporta poder contar con un modelo así?
Sí, nuestro modelo de negocio es la integración vertical de todas estas áreas y esto nos lleva a una altísima eficiencia, por las grandes sinergias que conseguimos con espíritu de equipo, con una misma filosofía de trabajo y lo que es fundamental, con un único objetivo que nos une a todos y es la sostenibilidad de Farmasierra a largo plazo.

Su planta de producción de San Sebastián de los Reyes es un referente entre las compañías farmacéuticas más importantes por sus certificaciones de calidad y capacidad productiva. Háblenos de ella y del equipo humano que trabaja allí.
Nuestra planta de producción en San Sebastián de los Reyes cumple con todas las normativas de Calidad internacionales, desde repúblicas asiáticas, diversos países africanos, Australia, Nueva Zelanda, Brasil, Unión Europea y EE.UU., estando certificados por tanto por la FDA. Estas certificaciones junto con la certificación internacional de Gestión Medioambiental por la British Standards Institution nos han llevado a cumplir con los más altos estándares en materia de Calidad y Medioambiente.
Esto ha sido posible gracias a un equipo humano de primera categoría, profesional, honesto, entregado, motivado y con un altísimo sentido del servicio y la responsabilidad. Todo ello necesario en cualquier organización, pero especialmente cuando tratamos la salud.

Tienen capacidad productiva para más de 70 millones de unidades. ¿En qué áreas son fuertes, aparte de desórdenes gastrointestinales?
Tenemos todavía espacio libre ya construido dentro de la planta farmacéutica para llegar hasta una capacidad de 100 millones de unidades. Las áreas más importantes son: Aparato Digestivo, Dolor e Inflamación, Prevención de la Osteoporosis, Aparato Respiratorio y Antiinfecciosos, entre otros.