Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 262 Febrero de 2021

Pablo Pereiro Lage, presidente y CEO de Grupo Squirrel

Fernando Montero

En 2003 Pablo Pereiro Lage pone en marcha el “holding” Squirrel Capital, que no ha dejado de crecer. Actualmente, dicho “holding”, tiene cuatro grandes líneas de negocio: Best Option Media, para Publicidad; Nautical Channel, Horse Tv, Class TV Moda, BOM Cine y BOM Channel, además de Radio 4G, para Medios de Comunicación; en Contenidos Vértice 360; y, por último, en el sector de Servicios Audiovisuales, Mthree Satcom.

A corto plazo y teniendo en cuenta la actual pandemia, ¿cuáles tienen mayor potencial de crecimiento?
Tenemos muchas expectativas puestas en cada una de nuestras líneas de negocio, en el corto plazo, en publicidad, por ejemplo, estamos consiguiendo ya volúmenes de negocio parecidos a los de 2019 gracias a la recuperación de la inversión por parte de los anunciantes y en el que esperamos, además, un crecimiento del sector en torno a un 9% para este 2021.
Por otro lado, nos encontramos en la fase final de varias negociaciones de cara a cerrar acuerdos con distintos operadores españoles e internacionales para la emisión de algunos de nuestros canales en sus plataformas, con lo que conseguiremos un crecimiento muy importante de nuestro Network televisivo en términos tanto económicos como de audiencia.
En cuanto a TMT Services, tenemos mucho potencial de crecimiento, máxime cuando estamos pendientes de cerrar también grandes acuerdos a nivel nacional.
Y, por supuesto, en la parte de contenidos estamos seguros de que creceremos mucho este año gracias a la estrategia de internacionalización y de diversificación de ingresos que estamos llevando a cabo dentro de esta área.

Su estrategia como grupo, ¿pasa por concentrar actividades o por la diversificación, pudiendo dar entrada en el grupo a más sectores de actividad?
Actualmente, somos un grupo multimedia que opera en más de 100 países y desarrolla todas las actividades englobadas en los cuatro pilares en los que se sustenta el sector de la comunicación, dicho esto, prevemos que en los próximos tres años tengamos un relevante crecimiento orgánico y un destacado crecimiento inorgánico en el que ya estamos trabajando y en fase avanzada en varias operaciones.
En este sentido, queremos integrar compañías líderes en sus respectivos mercados, lo cual nos permitirá capilarizar y capitalizar nuestra expansión internacional mediante dichas integraciones creando liderazgos locales a través de las sinergias internacionales del grupo.
Dicho esto, no nos cerramos a dar entrada a nuestro grupo a compañías de otros sectores, no obstante, estas compañías deberán aportar valor y permitir crear sinergias entre las empresas que ya forman parte del grupo.

Sobre aspectos más concretos, el grupo se embarcó recientemente en una integración de distintas compañías de su holding en Vértice 360, hasta entonces especializado en la producción y distribución de contenidos audiovisuales. ¿Qué razones les llevaron a ello y con qué objetivos?
La principal razón por la que realizamos la integración fue la de fortalecer Vértice 360º, convirtiéndola de esta manera, en una compañía con mayor variedad de fuentes de ingresos, evitando así la situación de dependencia en la distribución de largometrajes, dado que esta actividad cuenta con importante grado de incertidumbre y condicionantes en la generación de los ingresos esperados o estimados. Por ese motivo integramos las áreas de publicidad, e-commerce, radio, televisión y otros servicios accesorios del Grupo Squirrel con la intención de crear evidentes ventajas para el grupo, así como un crecimiento exponencial en términos de cifra de facturación y beneficio, dando como resultado un negocio más fuerte y sostenible además de un proyecto con gran sentido industrial del que se podrán derivar importantes sinergias positivas y, por supuesto, nuevas oportunidades de crecimiento.

Además, a finales de 2020 llevaron a cabo un contra-split en su cotización en Bolsa. ¿Qué detalles de la operación nos puede dar? ¿Cuál era la motivación?
En primer lugar, lo que queríamos era reducir el número total de acciones del grupo teniendo en cuenta la ampliación de capital y por tanto del número de acciones que conllevaba la integración de los activos del Grupo Squirrel.
Pero además de ello, la realización del contra-split, facilitaba que el precio en Bolsa se fijase de una manera adecuada, limitando la volatilidad de la acción en el mercado evitando movimientos especulativos bruscos de la cotización, dado que anteriormente una mínima variación en términos de efectivo suponía, a unos precios tan bajos como los que venía marcando en el parqué, un alto porcentaje de variación.
Por otro lado, al llevar a cabo el contra-split conseguimos que las acciones dejasen de estar sujetas a la negociación por lotes, pudiendo de esta manera los accionistas, comprar y vender sus acciones en mercado sin limitación o restricción alguna.