Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 267 Julio-Agosto de 2021

Guillermo Téllez Vázquez, director general de Caja Rural del Sur Fernando Arnaiz

Fernando Arnaiz

Caja Rural del Sur tiene un fuerte compromiso en el respaldo financiero al tejido empresarial y familias de todas las áreas andaluzas en las que están presentes. Cuentan con 872 mil clientes, cooperativas, empresas y familias, y 142 mil socios. A todos ellos quieren ofrecer un servicio financiero integral. Por eso, además de las actividades tradicionales, han potenciado áreas específicas como la banca de empresas, la dirigida a las administraciones públicas, así como la patrimonial y privada de forma personalizada. Igualmente han impulsado su presencia con la apertura de nuevas oficinas en la provincia de Málaga y en Andalucía Oriental, Almería, así como en Portugal, en concreto en Faro, con el objetivo de dar servicio a las regiones del Alentejo y el Algarve. Por supuesto, durante este año han sido muy importantes los canales digitales de los que dispone la entidad.

Recientemente presentaron sus resultados anuales del año 2020. ¿Cuál es el balance del pasado ejercicio?
A pesar de los efectos de la crisis del COVID-19, los resultados del pasado ejercicio han sido muy positivos, con un crecimiento del margen de explotación del 34% a nivel consolidado, con respecto al año anterior. Aumentamos además un 15,43% los préstamos y créditos, y subimos un 9,3% en el saldo de acreedores, con una mejora de la ratio de eficiencia en 7,3 puntos, y el de morosidad en un 0,38%. En 2020 el volumen de negocio creció hasta los 12.607 millones de euros. Este buen resultado nos ha permitido detraer una parte del beneficio y destinarlo a realizar una fuerte dotación a los fondos de cobertura de riesgos.
El año ha sido muy complicado por la pandemia. Reaccionamos con rapidez ante un año en el que todo ha sido excepcional. Como servicio esencial nuestra red de oficinas permaneció abierta en todo momento y hemos ofrecido medidas y soluciones flexibles a lo largo de todo el año a los afectados por el COVID-19. nos hemos volcado en ayudar a familias y empresas con más de 800 millones de euros de moratorias y créditos. Por un lado, aplicamos moratorias a las familias por 200 millones de euros, y respaldamos a empresas y autónomos proporcionando liquidez con las líneas ICO, CESCE y GARÁNTIA SGR que ascendieron a 600 millones de euros. Nuestro objetivo ha sido adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes durante todo este tiempo complicado.

Muy destacado su ratio de solvencia CET1, que creció hasta el 20,36%, muy por encima de las exigencias de las autoridades monetarias y de la media del sector. Sin duda alguna es la mayor de las garantías de cara a los clientes.
Efectivamente, tenemos una ratio de solvencia de los más altos del sector financiero, así nos lo reconocía la agencia de calificación Fitch que nos otorgó una de las calificaciones más altas que se conceden en el sector financiero, colocándonos entre las 3 mejores calificadas del país. Esto nos da seguridad para encarar el futuro con optimismo y al mismo tiempo nos permite que en estos momentos podamos inyectar liquidez a la economía y ayudemos a revitalizar la misma.

Su tasa de morosidad también es mejor que la de la competencia, concretamente 1,2 puntos menor. ¿Qué esperan del comportamiento de esta variable para el año 2021?
Vivimos en un escenario muy cambiante. Es difícil pronosticar qué puede ocurrir. Lo que está claro es que esperamos un repunte de la morosidad en todo el sector financiero, pero este repunte será desigual, habrá sectores más dañados que otros y su comportamiento obviamente será peor. No sería extraño que la morosidad suba a niveles del 6% o 7%. En nuestro caso estamos tranquilos, porque tenemos una fuerte cobertura que nos hace estar preparados para esta posible subida.

Háblenos del compromiso de Caja Rural del Sur con el mundo agro.
El sector agrario está en nuestro origen y en nuestro ADN. En el mundo agro somos la referencia financiera en las provincias donde estamos implantados. A pesar de nuestra vocación de banca universal, nunca hemos olvidado nuestras raíces, de dónde venimos, y por ello la atención a este sector es prioritaria. La experiencia en este ámbito, y la cercanía con nuestros clientes nos hace conocer perfectamente este sector y nos permite ofrecer un servicio diferenciado y personalizado. Una parte importante de nuestro Fondo de Educación y Cooperación se destina a difundir y ayudar a este sector.