Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 266 Junio de 2021

TRIBUNA DE OPINIÓN - La aventura de hacer que las cosas sucedan. “Make it happen”.

José Miguel Sánchez

Psicólogo motivacional, experto en empresa y deporte. Profesor IE Business. Coach ejecutivo y autor de los libros “El viaje del líder”, “La experiencia de resetearse” y “Poderoso como un niño”.

www.jmiguelsanchez.com

 

¿Te has visto en la situación en la que te gustaría empezar un proyecto profesional o personal, que nunca llegas a abordar? ¿Sabes que hay un asunto que requiere ser gestionado, pero lo vas dejando? ¿Un cliente te ha pedido algo muy complicado y te ha dado muy poco tiempo para hacerlo? ¿Sientes que no vas a poder desarrollar un buen trabajo y le das vueltas? ¿Cuántas buenas ideas se han apagado en tu cabeza, porque pensabas que no tenías tiempo, que no podrías, que todavía te faltaba preparación? Si tuviese más tiempo…”, así no voy a poder hacerlo bien”…

Todos nos hemos visto en esta situación alguna vez y tiramos la toalla, lo dejamos para más adelante o no conseguimos resolver los temas con éxito o con el nivel de excelencia que nos gustaría.

Permitimos que las circunstancias nos manejen, en lugar de ser nosotros los que gestionamos estos temas y hacemos que sucedan.

Vemos a otros que consiguen grandes resultados, que tienen éxito y pensamos “¡qué suerte!” El éxito no depende de la suerte, no llega por casualidad. El éxito suele ser el resultado de mucha dedicación, de atrevimiento, de tener el valor de dar el paso, de tomar la iniciativa, de esfuerzo, perseverancia, responsabilidad y, si me lo permites, de transpiración.

A continuación, te propongo 7 pasos que nos ayudan a transformar las situaciones, la voluntad o las ideas en acciones. 7 pasos para conseguir que las cosas pasen, de verdad.

1. APARCAR LAS EXCUSAS. Se trata de poner nuestra energía en aquellas cosas que están bajo nuestra influencia más que en aquellas que nos preocupan. Es dejar de pensar: no saldrá bien”, me falta tiempo”, es muy difícil”, “me cuesta”, ya lo haré más adelante”. Estas excusas no nos ponen en marcha, al contrario, nos paralizan y nos damos licencia para no hacer nada. Si lo que hacemos es nada, lo que sucederá también será nada. Tanto das, tanto obtienes, en la mayoría de ámbitos de tu vida.

 

2. SALIR A GANAR. Consiste en identificar qué es lo que queremos conseguir, y no tanto en lo que queremos evitar. Si salimos a jugar el partido con la idea de no perder, será mucho más difícil ganarlo. Jugar a ganar implica plantear nuestros objetivos en términos positivos, creyendo en nosotros y confiando en nuestras capacidades.

 

3. MIRAR MÁS ALLÁ. Para transformar situaciones hay que centrarse en observar todas las posibilidades. Hay que buscar oportunidades en medio de las dificultades. Esto significa buscar alternativas diferentes: “¿Y si hacemos...?” “¿Qué opciones tengo?” “¿Qué más puedo hacer?” “¿Qué puedo hacer diferente?” “¿Por dónde voy a comenzar?” Todas estas preguntas nos pondrán en marcha hacia la resolución de problemas o hacia la consecución de retos.

 

4. DAR EL PRIMER PASO. Para conseguir lo que nos proponemos, para avanzar y transformar lo que no nos gusta, lo primero es empezar. Se trata de pensar qué es lo primero que voy a hacer y hacerlo. Pensar en el primer paso y darlo, como cuando decides apuntarte y correr en una carrera, lo importante es dar la primera zancada para acabar dando la última al llegar a la meta.

 

5. ESTAR ATENTO. Una vez que hemos empezado a tomar acción, hemos de ser conscientes de que esto requiere prestar atención. Observar qué estamos haciendo y cómo están saliendo las cosas, en función de lo que nos habíamos propuesto, para poder hacer correcciones a tiempo si es necesario e incluso anticiparlas si fuera posible.

 

6. PERSEVERAR. Hacer que pasen las cosas no es una tarea fácil. Ya hemos dicho que el éxito no es fruto de la suerte o de la casualidad, por eso hay que estar preparado para aguantar el tirón cuando todo se complique y no salga como esperábamos o en el tiempo previsto. Si hemos llegado hasta aquí, ahora hay que encontrar la motivación para seguir, porque si tiramos la toalla no habrá servido de nada. Para ello, creer en ti mismo, revisar lo que está saliendo bien y lo que se podría mejorar y, sobre todo, recordar qué te ha llevado a comenzar ese proyecto y cómo te sentirás cuando lo hayas finalizado.

 

7. DISFRUTARLO. Conseguir los objetivos es maravilloso, pero saber disfrutar del camino de llegar a ellos es algo increíble. Disfrutar de lo que haces es una elección. Elegirlo te permitirá elevar tu rendimiento y, sobre todo, superar los obstáculos que encuentres en el camino. No olvides que cada metro recorrido hacia la consecución de tus metas implica crecimiento y evolución. Algo que todos los seres humanos necesitamos para vivir una vida plena.

 

Como decía el autor teatral George Bernard Shaw, “la gente que sale adelante en este mundo es la gente que se levanta y busca las circunstancias que quiere, y si no las puede encontrar, las hace”.