Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 267 Julio-Agosto de 2021

Carlos Fernández Carriedo, consejero de Economía y Hacienda de Castilla y León

José Luis Guerrero

Carlos Fernández Carriedo (Monzón de Campos, Palencia. 1963) es uno de los políticos de Castilla y León más avezados por cuanto ha desempeñado importantes cargos de responsabilidad en el Gobierno de la Comunidad, ocupando en la actualidad el cargo de consejero de Economía y Hacienda.
En la Junta de Castilla y León ha tenido las responsabilidades de director general de Presupuestos y Programación, consejero de Sanidad y Bienestar Social y portavoz de la Junta, consejero de Medio Ambiente y consejero de Empleo.
Ha sido presidente del Partido Popular de Palencia, y ha desempeñado la responsabilidad de portavoz del Grupo Parlamentario Popular de las Cortes de Castilla y León, donde es procurador desde la VI Legislatura.
Junto con el presidente Mañueco fue miembro del equipo negociador del Gobierno de coalición PP/Ciudadanos, siendo uno de los dirigentes con mayor peso específico en Castila y León.

Señor Fernández Carriedo, usted es uno de los políticos más experimentados de Castilla y León. ¿Dónde se encuentra ahora nuestra Comunidad vista desde su atalaya como responsable de la política económica y fiscal?
Es una Comunidad que ha sufrido como consecuencia de la pandemia, pero también que está demostrando sus fortalezas, con una diversificación industrial muy relevante, con una cualificación de los profesionales extraordinaria, que tiene que ver con el elevado nivel educativo que tiene nuestra tierra, con un clima social favorable, con acuerdos en el diálogo social que garantizan paz social, con una ubicación estratégica en un mundo en el que la logística cada vez se valora más, con siete de las nueve capitales de provincia con tren de alta velocidad; en fin con una serie de ventajas que en tiempo de pandemia nos permite bandear la crisis mejor que el conjunto nacional. Hemos tenido menos caída del PIB que el conjunto nacional y hemos tenido menor caída en términos de empleo; el año pasado lo cerramos con 4,5 puntos menos que la media española, la tercera comunidad con menos tasa de paro. Y en el último año la tasa de paro ha sido tres veces menos que la tasa nacional.

¿Nos seguimos quejando en Castilla y León del modelo de financiación autonómica? ¿Cree que el Gobierno de España va a cambiarlo?
Yo creo que sí, porque el que tenemos caducó ya hace siete años. Y luego porque el tiempo ha puesto en valor la atención a esa España con problemas demográficos; y, en definitiva, se han puesto de manifiesto dos factores para atender la igualdad entre todos los españoles. En primer lugar, todo lo que tiene que ver con la dispersión territorial, que encarece los servicios públicos, no es lo mismo prestar una atención a una población concentrada en un territorio que si esa gente está dispersa, nosotros tenemos abiertos colegios con tres alumnos y tenemos 3.600 consultorios locales. Esto encarece el servicio en un territorio como el nuestro que es más grande que Portugal. Y otro factor es el envejecimiento que también influye en el coste del servicio público. La atención a una persona de 80 años es siete veces más costosa que a una joven. Por tanto, el envejecimiento y la densidad tienen que ser considerados de forma determinante en el modelo de financiación, si queremos garantizar la igualdad entre los españoles.

Hay muchas esperanzas depositadas en los Fondos Next Generation ¿Participa usted de que los fondos europeos nos van a resolver los problemas graves?
Nos van a ayudar; y nos van a ayudar más si somos capaces de utilizarlos bien. Tal y como están diseñados parece que están pensados con comunidades como Castilla y León, porque uno de los retos es la digitalización, la llegada de internet a todos los rincones del territorio, de modo que una persona allá donde viva pueda teletrabajar o desarrollar su proyecto de emprendimiento. Por tanto, entendemos esa digitalización como una oportunidad para la igualdad, de modo que cualquier ciudadano se instale en cualquier sitio de la Comunidad, creando su propio empleo y creando riqueza.
Estos fondos atienden también a la economía sostenible, importante en un territorio con una gran masa forestal y necesidades de atención al agua y los residuos. Y también estos fondos deben atender a la cohesión económica y territorial, de modo que garantice la igualdad de todos los españoles residan donde residan, y, por tanto, pareciera que esos objetivos se han establecido pensando en comunidades como la nuestra.

Entre los atractivos que la Comunidad ofrece al inversor están la tierra, la paz social, la preparación de nuestros jóvenes. ¿Qué atractivos citaría usted, además de los apuntados?
Somos una comunidad abierta al exterior que exporta más de lo que importa, con tejido económico diversificado, dependemos de un numero de sectores muy amplio, una comunidad estratégicamente localizada, que limita con nueve comunidades y dos regiones portuguesas que supone un escenario logístico extraordinario, con unas comunicaciones que han mejorado mucho en los últimos años, caso del AVE. Son factores añadidos que hay que tener en cuenta.