Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 269 Octubre de 2021

Coro Hernando de Larramendi Varela, directora general de Eldar Translations

Alberto García

Eldar Translations se fundó en 2013, después de muchos años de experiencia en el sector de la traducción colaborando con algunas de las principales agencias del mundo. Y la idea, como le ocurre a tantos emprendedores, surge de la ilusión de iniciar su propio proyecto para combinar las cosas buenas que ha visto en unas y otras y corregir las menos buenas.

Háblenos de qué aptitudes y actitudes ha de tener un emprendedor para poder llevar a cabo satisfactoriamente su proyecto ideado. ¿Qué virtudes, bajo su experiencia, son las más importantes y por qué?
Para mí son muy importantes la perseverancia y la flexibilidad. La perseverancia, porque es lo que al principio te permite seguir adelante cuando los clientes no terminan de llegar; y la flexibilidad, porque has de estar dispuesto a adaptarte a lo que necesita un cliente para captarlo y que decida quedarse contigo. La competencia es cada vez mayor y tienes que demostrarle al cliente que vas a poder atenderle si le surge una necesidad que se salga un poco de lo habitual.

¿Cuáles son los bloques de servicios más relevantes que oferta Eldar Translations y a qué perfiles de clientes están destinados?
Nuestros clientes son principalmente empresas que requieren servicios de traducción e interpretación, aunque es cierto que la traducción supone casi el 80% de los servicios que ofrecemos. En cuanto a los clientes, aunque trabajamos para empresas de sectores muy diversos, podemos decir que casi la mitad de nuestros clientes son del mundo del derecho, del financiero o del seguro. En el servicio de traducción incluimos los de traducción simple o jurada, revisión, edición, transcripción, localización, post edición, control de calidad lingüística o maquetación. Mientras que las interpretaciones pueden ser simultáneas, consecutivas, de enlace… Las posibilidades son muchas, siempre según las necesidades de cada cliente.

¿Qué tipo de entes y empresas en España hacen uso habitualmente de sus servicios y cuáles no y podrían hacerlo? ¿En qué conseguirían mejorar?
La verdad es que hoy en día la globalización ha hecho que empresas de todos los sectores tengan que contar en algún momento con nuestros servicios. La experiencia ha demostrado que aquellas que han intentado ahorrar unos euros no encargando la traducción de sus textos a profesionales, al final han tenido que recurrir a ellos para arreglar algún problema derivado de una mala traducción. No basta saber un idioma para traducir o interpretar bien. Cualquier empresa que esté buscando expandir su negocio fuera de nuestras fronteras necesita contar con traducciones profesionales si quiere triunfar y ahí entramos nosotros. Básicamente, contratándonos conseguirá vender más y, al final, eso es lo que busca cualquier empresa.

¿En qué sectores están históricamente especializados y en cuáles quieren crecer? Las condiciones económicas de los sectores intuimos que afectarán a la demanda. ¿Es así?
Cuando nace Eldar, optamos por enfocarnos a los sectores que conocíamos bien, que eran el sector legal, el financiero y el de los seguros, de ahí que una parte importante de nuestros clientes sean empresas de esos ámbitos que llevan años confiando en nosotros. En cuanto a los sectores en los que nos gustaría crecer, nos hemos fijado como objetivo para los próximos cinco años una campaña de captación de clientes del sector industrial, que suponen un porcentaje pequeño de nuestra cartera en este momento.
Si bien es verdad que la situación económica de cada sector afecta a la demanda, como he comentado, ahorrar muchas veces en este servicio puede acabar saliendo caro a una empresa, bien por la posibilidad de perder algún cliente o bien porque no van a conseguir captar a potenciales clientes si su mensaje no llega correctamente en otro idioma.

Porque, ¿cómo de caro o barato es un servicio integral de traducción?
Buena pregunta. Normalmente alguien que no ha necesitado nunca contratar nuestros servicios suele pensar, cuando recibe un presupuesto, que es algo caro, porque considera que para cubrir su necesidad puede salir del paso con uno de sus empleados que habla inglés muy bien o incluso recurriendo al traductor automático de Google. Rara es la vez en la que eso nos ha pasado y al final el cliente no ha terminado recurriendo a nosotros y ya se ha quedado como cliente habitual.