Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 272 Enero de 2022

Alejandro Munné Santisteban, CEO de Ferbossa Maquinaria

Carmen Peñalver

“Vengo de familia vinculada en el sector de la recuperación de chatarras y desguaces de barcos, pecios e instalaciones industriales siendo mi abuelo Jose Munné y Sala el origen de esta actividad desde los años 30, pasando a mi padre Alejandro Munné Pujadas cuando finalizo la guerra civil en el año 1939 siendo unos de los principales recuperadores de la época”. Así nos explica Alejandro Munné Santisteban, CEO de Ferbossa Maquinaria, su trayectoria profesional y la de su empresa
Y continúa, “Seguidamente y siendo la chatarra un sector estratégico para España, y para poder abastecer a las industrias siderúrgicas nacionales, que ya en los años 61/64 empezaron a instalarse nuevos hornos eléctricos, el Gobierno empezó a contratar importaciones masivas con países exportadores, siendo los principales Francia y Estados Unidos cuya chatarra, en este último caso, venia transportada por los famosos buques de transporte “Libertys”, los cuales, descargada la chatarra encargaban el desguace del buque a mi padre. Convirtiéndose éste en el primer desguazador de barcos de aquella época”.
“A la edad de 17 años y a partir del año 1954, ya empecé a involucrarme en la empresa familiar, siguiendo al mismo tiempo mis estudios y formación profesional”.
“Durante el transcurso de mi actividad dentro de la empresa, se fueron consiguiendo grandes logros de trabajo llegando a un movimiento del orden de 3.000 toneladas de chatarra mensuales. Ello nos permitió ser pioneros en extender nuestras ventas y contactos comerciales con las siderúrgicas del País Vasco”.
“Debido a la experiencia y conocimientos adquiridos en equipos industriales de los sectores metalúrgico, transformación de plástico, artes gráficas, textil y química industrial, y ya en el año 1978, fui cambiando la actividad de la recuperación de chatarras a una nueva actividad que para mí era muy atractiva: la compraventa de maquinaria industrial de los sectores mencionados”.
“Mi dedicación plena a esta nueva empresa fue en el año 1981, cuyos lentos inicios se fueron ampliando a medida que nos íbamos implantando en el mercado nacional, prestando también nuestros servicios a Juzgados para las empresas en situación de insolvencia y realizando alianzas con otras empresas europeas del mismo sector”.
“En esta singladura pasé abordando de la mejor manera posible las dos crisis de los años 1993/1995, 2008/2014 y la actual crisis que todavía vamos soportando. Aunque fueran y son tiempos difíciles también han sido tiempos de oportunidad y de expansión gracias al continuo avance de las tecnologías que nos han permitido llevar a cabo contactos y operaciones comerciales por todo el mundo”, finaliza su historia.

¿Desde su dilatada experiencia qué les aconsejaría a los jóvenes emprendedores?
Creo que lo más importante es estar convencido del emprendimiento que quieren llevar a cabo. Deben saber que le tendrán que dedicar todos sus esfuerzos, así como mantener una formación continuada, que tienen a su alcance las nuevas tecnologías y que, al igual que los médicos, una vez obtengan el titulo deberán seguir formándose constantemente. Tendrán alegrías y penas, pero para mí lo más importante, es que deben estar enamorados de su empresa y ser felices con lo que hacen.

No todos los proyectos empresariales tienen éxito ¿Qué consejos les daría a esas pymes que atraviesan momentos difíciles?
Para mí es muy difícil dar consejos en la situación actual, ya que no sólo se trata del fruto del trabajo y de la evolución de las empresas que con seguridad ya estarán haciendo sus mejores previsiones, sino que hay una variable político-económica europea y, en particular, nacional que dificulta me pueda expresar con mucha convicción al respecto.

No obstante, considero que, en la medida de lo posible, es importante contener los gastos, procurar ahorrar a fin de conseguir tener un buen “cojín” económico y poder aprovechar situaciones de interés o poder afrontar problemas puntuales. Los momentos de crisis también lo son de oportunidades.

Háblenos de sus proyectos de futuro.
Con mis 83 años recién cumplidos pienso seguir trabajando, aprovechando las tecnologías más aptas para mi empresa.
Vamos a ampliar nuestra gama de ofertas con la incorporación de maquinaria nueva de los sectores Metalúrgico y Plástico gracias a recientes acuerdos de representación y colaboración alcanzados con fabricantes y representes exclusivos.
En fin, como estoy enamorado de mi trabajo, mi deseo es desarrollar con ilusión esta nueva etapa, junto con las personas que formamos este equipo.