Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 277 Junio de 2022

Jesús Calleja Gil, director general de ITAI Pharma

Manuel de los Santos

ITAI Pharma nació en abril del año 2015. Se comienza a gestar, por la vocación de emprendimiento de los dos socios de referencia, los cuales tienen un acento muy marcado en el conocimiento y gestión de sus habilidades que resultaban ser complementarias en el área comercial y en el área institucional, desarrollo de negocio, planificación financiera y de RRHH.
“El principal reto que motivó continuar con el proyecto fue creer que seriamos capaces, aún lo creemos, de generar una empresa que dedicara sus esfuerzos a la mejora continua de sus productos terapéuticos, para la prevención de enfermedades, que es el gran reto de cualquier sistema sanitario y el que ofrece a los pacientes, todos los somos en uno u otro momento, una mayor y mejor calidad de vida”, nos explica su director general, Jesús Calleja Gil.

El sector farmacéutico en España es estratégico. ¿Por qué?
Es sector farmacéutico es un eje dinamizador de la economía, es el sector industrial que más invierte en I+D+i, siendo además los laboratorios nacionales los que más invierten y por el contrario no son los que más ventajas reciben en paquetes fiscales y otras ayudas. Es importante, en mi opinión, recalcar que, a diferencia de las multinacionales extranjeras, la industria farmacéutica nacional, tiene vocación de permanencia, sin pretensión de deslocalizar sus centros de producción ni distribución.
Otro punto fuerte que destacar de nuestro sector, es su capacidad para generar productividad y valor añadido a la sociedad. Existen más de 350 empresas fabricantes de productos farmacéuticos en España, que aportamos el 24% del conjunto de la alta tecnología del país y otras tantas empresas de distribución y auxiliares altamente especializadas que, además, generan empleo estable y de calidad
Debemos aprender la lección que nos ofrece está pandemia que venimos sufriendo ya casi dos años, para darnos cuenta de que se debe apostar de forma decidida en apoyar y así recuperar capacidad de producción e investigación que permita afrontar retos venideros sin la precariedad que lo hemos hecho durante este periodo.

¿Hasta qué punto ha distorsionado la pandemia el funcionamiento del día a día en el sector farmacéutico?
Diría que más que distorsionar, ha deteriorado la economía de gran parte del sector fabricante y auxiliar y que ha retrasado proyectos de desarrollo este tiempo, aunque ya parece que vamos recuperando el “pulso” y con ello la ilusión de continuar con los proyectos de inversión y desarrollo de negocio que se habían paralizado durante este tiempo.

Y, en relación con las consecuencias económicas derivadas de la misma, ¿qué nos puede decir de las ayudas al sector? ¿Qué se le ha de exigir al Gobierno en este sentido?
Es evidente que la solución no pasa porque el Gobierno genere paquetes de financiación, es un arma de doble filo, pues a corto plazo puede ser una solución, pero en el largo plazo el repago de esa deuda condicionará políticas de expansión y de inversión.
Considero que deben volver a visualizar a los laboratorios como el sector estratégico que somos, en lugar de destacar siempre como algo negativo las cuentas de resultados cuando estas nos favorecen, ya que precisamente y ante la carencia de ayudas estables, los proyectos de nuevos fármacos y la mejora continua de los existentes, corren por cuenta de nuestros propios recursos.

Acaban de ser productores de sus propias vacunas. ¿Qué pasos se han tenido que ir dando para llegar a este punto? ¿En qué consisten estas autovacunas bacterianas?
Así es y ha resultado muy satisfactorio poder terminar esta fase del proyecto a pesar de las dificultades y restricciones que se han impuesto por el COVID-19, dado que a partir de ahora se nos abren nuevas oportunidades de colaboraciones científicas, que nos van a permitir una dinámica de evolución continua de nuestro producto, ya que creemos firmemente que hay que mejorar las terapias existentes para fomentar la prevención de estas patologías/enfermedades que ofrezcan un futuro de una mayor calidad y salud a los pacientes
Las ventajas son enormes, la principal es que nuestros pacientes disfruten de una mejor calidad de vida al evitar la recurrencia de sus patologías, y la contrapartida sería la reducción de gasto farmacéutico sin necesidad de continuar con los recortes y la reducción de precios, y esto tiene trazabilidad para toda la industria.
Los tratamientos de inmunoterapia bacteriana son prescritos para el tratamiento y prevención de enfermedades infecciosas de origen bacteriano. Este tipo de tratamientos estimulan la producción de anticuerpos, proporcionando un sistema de defensas por parte del organismo adecuado contra la infección bacteriana lo que hace tener un menor número de infecciones y evitar el uso continuado de antibióticos.